Home » Entrevistas » Recent Articles:

¿Es misógina la ciencia?

El pasado día 13 de Diciembre se publicó en el periódico el Mundo un artículo en el que se describía la desigualdad entre mujeres y hombres en el mundo de la ciencia (ver en: www.elmundo.es/salud/2013/12/13/52a8ba6b61fd3d672c8b457a.html). Según las publicaciones científicas a las que se refería este artículo (y otras que hemos encontrado: ver al final del post) los datos son claros; existe una desigualdad significativa entre hombres y mujeres durante la carrera investigadora (ver al final del post).
Hemos querido preguntar su opinión a algunos de nuestros/as neurocientíficos/as:
1. ¿Como autor/a principal crees que tienes más o menos posibilidades de ser citado/a en una publicación científica de impacto?
Dra. Montesinos-. No creo que el sexo de los autores influya a la hora de citar una publicación. De hecho, ni me lo había planteado.
Dr. Martínez-. No. No creo que hoy en día el género del autor/es de las contribuciones científicas tiene influencia en que se cite el trabajo o no.
Dra. Dierssen-. Aunque en principio no debería ser así, los datos de trabajos científicos (por ejemplo Larivière et al Nature 2013) demuestran los trabajos liderados por mujeres son mucho menos citados por sus colegas. Existen diferentes trabajos que muestran que los hombres publican más trabajos, en promedio, que las mujeres (West et al PlosONE, 2013), la diferencia depende de las áreas de investigación. Las mujeres tienen menos probabilidades de participar en colaboraciones que conduzcan a la publicación y son mucho menos propensas a ser catalogadas como el primero o el último autor en un artículo de investigación en revistas indexadas (West et al PlosONE, 2013).
Dr. De Castro-. Sinceramente, creo que las mismas posibilidades. No creo que nadie mire si el primer autor o el autor principal es hombre o mujer para citarlo más o mejor, o peor. Me temo que hay demasiadas publicaciones que leer, muchas veces es difícil hasta recordar el nombre del autor principal, como para buscar esos detalles. Hay algunos artículos bibliométricos que apuntan a que sí ocurre que los artículos donde el autor principal es una mujer, se citan menos que aquellos en los que lo es un hombre. Veo tan difícil medir el alcance de estos estudios (tentado estoy de diseñar yo cómo poder medirlo, pero… que lo haga quien sepa, no yo). Y, desde luego, si alguien comete un sesgo de este estilo, malo: será que se fija más en “quién hace la Ciencia” que en lo “que dice la Ciencia”. Y entonces el sistema debería quizá plantearse si no sería mejor no contar con sus servicios…

2. En tu campo, ¿crees que a la hora de pedir proyectos estas más o menos favorecido/a por el hecho de ser hombre o mujer? ¿Crees que los hombres reciben más financiación?
Dra. Montesinos-. Según la convocatoria, puedo llegar a estar más favorecida. Por ejemplo, los Proyectos de Excelencia de la Junta de Andalucía tienen en cuenta el sexo del investigador principal (a favor del femenino). También existen convocatorias dirigidas exclusivamente a mujeres, como la de la Fundación L’Oreal (aunque quizás esto sea excepcional). En cuanto a las convocatorias de proyectos que no especifican nada al respecto, nunca me he sentido discriminada por razón de sexo. Tampoco tengo la percepción de obtener menor financiación en comparación con mis colegas masculinos.
Dr. Martínez-. No creo que se favorezca de forma directa a los hombres con respecto a las mujeres. Ahora bien, la situación frecuente es que las mujeres, sobre todo jóvenes, tengan un CV en el que se hace sentir su período de maternidad/es, y suele ser inferior al de los hombres con similar historial de formación. Así y de forma indirecta, si se favorece al hombre a la hora de aplicar los mismos varemos de puntuación de los méritos.
Lo mismo con relación a la financiación, no creo que de forma directa se sesgue la asignación de recursos en relación al género.
Dra. Dierssen-. De hecho de nuevo los datos objetivos son diferentes a las percepciones subjetivas en este terreno. A pesar de que ha habido políticas específicas para evitar el sesgo por género, y de hecho en la normativa europea de muchas convocatorias está el considerar este factor (como medida de corrección del sesgo de género que existe en ciencia y que se ha mantenido, o incluso ha empeorado, a lo largo de los años), las mujeres publican significativamente menos en áreas en las que la investigación requiere financiación más elevada (Duch et el, PlosONE 2012), como la física de alta energía, y ello se ha relacionado con las políticas y procedimientos en materia de financiación (reportado para el NIH por Ley y Hamilton, Science, 2008). En Europa, si analizamos los datos de éxito por género en la convocatoria de ERC de proyectos financiados a instituciones españolas (que no siempre son liderados por investigadores de nacionalidad española), tenemos que desde 2008 al 2014 en la convocatoria de “starting grants” solamente contabilizamos un 27% de proyectos concedidos a mujeres y en los “advanced grants”, el número es aún más bajo, llegando solamente a un 12%.
Dr. De Castro-.Creo que en mi campo se juzga la propuesta y, al menos hasta donde yo he podido deducir (no he estado en paneles de decisión final, hasta ahora), no he visto que una IP vaya a recibir menos dinero que un IP. Hay algunas convocatorias que son exclusivamente para mujeres investigadoras y hay otras en las que se prima el hecho del que el IP sea una mujer o que en la composición haya una adecuada distribución por sexos en la composición de un grupo de investigación. Sobre esto último, es curioso cómo en la mayoría de las convocatorias que he topado, si nos atenemos a la letra de la misma, deberían salir perjudicados grupos en los que haya, por ejemplo, siete mujeres y sólo dos hombres. Y… rara vez hay más hombres que mujeres en un grupo de investigación español, hoy en día. Además, en pocos casos se sopesa cuál es la distribución por sexos de los diversos componentes del grupo (doctores, predocs, técnicos), lo cual siempre me ha chocado. Hago un repaso mental y hay compañeras mías con proyectos mejor financiados que los míos, pero… es simplemente porque su carrera científica es más brillante y su propuesta, seguramente, también lo es. Sigo repasando y veo casos en los que ocurre al revés, en que mi proyecto está mejor financiado y… tampoco veo que sea porque ellas sean mujeres. No: no creo que haya problemas en este sentido en España. Si hay diferencias, éstas no reflejan nada más que conforme se asciende en la pirámide de responsabilidad profesional, disminuye el porcentaje de mujeres: el de licenciadas es mayor que el de doctoras, éste mayor que el de investigadoras en activo y éste mayor que el de IP mujeres.
Respecto a otros países, en 2013 estuve en un comité de uno de los países más potentes de la UE (el más, quizá), que era una convocatoria millonaria específicamente para que mujeres se consolidasen como IPs independientes. En ese panel estábamos hombres y mujeres y sí, discutimos sobre el hecho de la existencia de una convocatoria así, pero estaba claro que los problemas de las mujeres para ascender en Ciencia no estaban ligados a este tipo de problemas, si no a los inherentes a otros aspectos que creo que trataremos más adelante.

3. Según un estudio, a pesar de que el 45% de los estudiantes de doctorado son mujeres sólo un tercio llegan a ser investigadores/as ¿A qué crees que se debe esto? ¿En tu opinión, podría deberse a algún tipo de discriminación?
Dra. Montesinos-. De nuevo, no creo que haya discriminación en general. Por supuesto que existen casos. Uno de los temas sensibles está relacionado con la propia fisiología humana, y es el embarazo. Creo que puedo contar una “anécdota” muy ilustrativa al respecto: hace algo más de un año se incorporó a mi laboratorio una investigadora postdoctoral embarazada en aquel momento de unos 6 meses. Pues bien, recibí comentarios del estilo “¿cómo se te ocurre contratar a una embarazada?”, tanto de colegas masculinos como (más sorprendente) femeninos. Pero aparte de este problema concreto (que desgraciadamente ocurre en todos los ámbitos laborales, no sólo en el científico), creo que la menor representación de las mujeres en la investigación se debe a otras cuestiones, y no a una posible discriminación.
Dr. Martínez-. Creo que se debe a que la mujer elige libremente otras prioridades, que en el mejor de los casos le retrasan algo la evolución de su carrera. Mi diagnóstico de la causa es un sacrificio elegido por la mujer.
No creo que haya discriminación en este aspecto. Al menos los profesores estamos viendo como las aulas están llenas de mujeres y somos testigos de sus capacidades.
Dra. Dierssen-. A pesar de toda una serie de estrategias y políticas dirigidas a reducir las diferencias por género, la realidad es que en los últimos diez años prácticamente no hemos avanzado nada en lo que se refiere a la representación femenina en posiciones de liderazgo científico. Seguimos teniendo muchas jóvenes (aunque no en todas las carreras, ya que, por ejemplo algunas ingenierías o matemáticas siguen siendo mayoritariamente masculinas) en estadios tempranos de la carrera pero muy pocas directoras de programas, o de centros. Esto no se ve únicamente en nuestro país. El número de contratos de científicos o ingenieros sigue siendo el doble en países como EEUU (www.nature.com/news/inequality-quantified-mind-the-gender-gap-1.12550) y en España, a pesar de que el personal femenino en centros de investigación en biomedicina excede al masculino, los varones son los que mayoritariamente ocupan puestos de liderazgo. No solamente esto, sino que aunque la diferencia es menor en ciencia que en otros campos, sigue existiendo una notable diferencia de salario a favor de los varones, que incluso en el sistema público es notable ya que los incentivos o otros acuerdos (asesorías, contratos con empresas etc.) son más numerosos y están mejor pagados en el caso de los varones. Por desgracia, de nuevo los datos hablan (Shen H, Nature 2013).
Dr. De Castro-. Independientemente de que pueda haber lugares en los que haya una discriminación clara, que los habrá, sí creo que hay una circunstancia que puede explicar ese dato: aunque todas esas mujeres que empiezan sus estudios de doctorado puedan/quieran/decidan posponer otras decisiones de tipo personal (básicamente, tener hijos), llega un determinado momento (al final de ese doctorado, tras un periodo de postdoc) en el que una gran mayoría de esas ya doctoras se embarcan en proyectos personales y familiares que, de alguna forma, obligan a levantar el pie del acelerador… Para muchas, esa parada es definitiva, y tras la misma, abandonan la investigación por otro tipo de trabajo que sea, de alguna forma, más compatible con sus tareas como madre. Creo que eso lo hemos experimentado todos y podríamos poner multitud de ejemplos. También de lo contrario: gente que ha podido compatibilizar ambas facetas, que no son excluyentes. Yo he visto, por ejemplo, en Francia cómo casi todas las estudiantes de doctorado tenían su primer hijo durante ese periodo (de media, 5-7 años antes que sus coetáneas españolas, mis compañeras de tesis). Francia no está lejos y una serie de ayudas a la maternidad y/o familia facilitan ese tipo de equilibrio. En países como España compatibilizar ambas cosas de forma efectiva es muy complicado: me atrevería a decir que una heroicidad…
El progreso de la Ciencia y de la técnica, vertiginoso (e in crescendo) complica la cosa de forma definitiva: tras un periodo apartado, ponerse al día científico-tecnológicamente es muy complicado, y muchas veces, sin esa actualización, los proyectos se ven afectados gravemente. Recuerdo una profesora mía que, tras ocho años de parada para tener a sus hijos y educarlos, reemprendió una exitosa carrera científica, muy productiva hasta su jubilación: aquello era en Francia y su marido también era un investigador científico. Ella misma nos decía que su parón materno-familiar ocurrió cuando la ciencia avanzaba de una forma más lenta, más concienzuda, donde los cambios tecnológicos eran menores, de forma que ella misma pensaba que hacer algo así en los albores del siglo XX hubiera sido imposible. Imposible, no sé, pero desde luego, quien no quiera ver el sobre-esfuerzo, la sobrecarga que conlleva (a todos, pero especialmente a las mujeres) el poder formar una familia y mantener el nivel (o la progresión) en una carrera investigadora, es evidente.
De ahí que todas las medidas que se puedan articular para evitar la “huida” de las mujeres de la investigación tras doctorarse, son tan necesarias, desde mi punto de vista. Eso, por parte del sistema de I+D+i nacional y, por supuesto, de las diversas instituciones internacionales.
Otras cuestiones pueden, indirectamente, estar influyendo en esto, también. La primera es el diseño de nuestra sociedad, y quiero fijarme en la sociedad española: la investigación es una heroicidad per sé, no es una actividad reconocida por el propio sistema, ni por el establishment, y, de alguna forma, parece que los científicos deberíamos hacerlo todo por amor al arte, estar inclusive agradecidos por hacer algo que nos gusta, ser ricos o… de todo un poco… De ahí que, si son muchos los que dejan la investigación tras unos años, cuando se es mujer el caso sea especialmente dramático: aunque cuando diga a cualquiera que ella se dedica a la investigación, casi todo el mundo le diga que qué bonito, que qué suerte, que qué fascinante, cuando su marido y ella se planteen que la guardería de un hijo puede costarle la mitad (a veces más) de su salario como investigador, es muy fácil que éste le diga que “para eso, quédate en casa” o la induzca a buscar otro trabajo que, de acuerdo con el grado de cualificación y competencia alcanzado, le reporte un mayor beneficio de orden directamente económico o de la razón salario/tiempo libre/beneficios indirectos. No digo que no pueda pasar lo opuesto, cuando el científico es él y la mujer es la que tiene otro empleo, digamos, “más habitual”: seguro que también pasa, pero en grado menor que el opuesto… o el concurrente, cuando ambos en la pareja se dediquen a la investigación científica. Obviamente, en aquellos sistemas nacionales en los que la I+D+i es verdaderamente importante, donde los diseños son mucho más elaborados que en España, donde el nivel de exigencia es mayor y las remuneraciones acordes, quizás lo importante en esa pareja será “quien llegue a serlo”, porque el grado de recompensa laboral y social sólo lo puede alcanzar el más preparado y más productivo, no “el que esté”, “el que toque” o “el que más resista o no sepa/quiera hacer algo más”. Veo cómo en Gran Bretaña, algunas investigadoras que conozco (y no forzosamente investigadoras top todas ellas), al haber desarrollado una buena carrera investigadora, acaba siendo la persona que tiene mejor empleo y, de alguna forma, aquella alrededor de la que se articula la familia. Quizá eso tenga que ver también con la educación, en general, y que eso pasase en Gran Bretaña más fácilmente que lo que podría ocurrir en España, pero no podemos hacer el experimento: las observaciones las tenemos que hacer con los mimbres que tenemos a mano. De hecho, la sensación que tengo es que en Francia, quizás, la presión para una investigadora y, desde luego, para una IP creo que quizá sea mayor que aquí: al menos esa es la sensación que he tenido, trabajando en los dos sistemas muchos años ya. A manera de apunte, añadiré que, hasta la fecha, he tenido diez estudiantes de doctorado conmigo: nueve mujeres y un solo hombre. Seis de ellos han defendido su tesis doctoral conmigo, finalmente, y dos más (chicas) las han defendido en otros laboratorios. Dos más están actualmente en curso (chicas, también). De los seis que han defendido su tesis bajo mi dirección, cinco trabajan como postdocs (dos en el extranjero, otra en un potente instituto español, otras dos en mi grupo) y sólo una persona está apartada de la investigación, aunque sea momentáneamente y… sí, es una mujer. Si me pregunta alguien cuántas de esas seis personas (ocho, con las dos chicas a las que estoy dirigiendo su tesis ahora) son válidas para trabajar en investigación, diría que casi todas (no todas); si lo que se me pregunta es cuántas no quieren ser IPs (porque me lo han dicho) o no considero que pudieran serlo de forma fructífera, diría que seis de ocho; y los que sí querrían llevar una carrera investigadora potente, sin ponerle puertas al campo, diría que sólo dos de esos ocho doctores y… sí, el único doctor está entre esos dos… Pero vamos, en mi vida me he equivocado muchas veces y lo que escribo hoy, 16 de enero de 2014, no tiene por qué no ser otra equivocación más… eso sí, espero que para bien.
La otra causa es del sistema científico en sí mismo, de la forma en la que tiene la Ciencia de avanzar hoy en día, cómo está diseñada. Al descansar toda evaluación objetiva en criterios de productividad groseros (número de publicaciones, índice de impacto, etc.), quizá porque no haya otro modo, existe una gran presión sobre los investigadores. Casi nadie podría permitirse el lujo de emplear cinco o seis años de estancia postdoctoral, por ejemplo, sin publicar nada para, de la forma que sea, completar su formación y dar un salto cualitativo hacia adelante que pudiese abrir un nuevo campo o transformar decisivamente el existente: ese doctor perdería comba en la obtención de becas, contratos, etc., y no digamos cómo se vería ante una agencia de evaluación a la que quiere presentar una propuesta… Ese diseño, que casi nunca entra en la máxima finura del análisis y de la selección entre candidatos a un puesto o entre propuestas concurrentes a una misma convocatoria, obliga a publicar mucho, publicar en revistas de alto impacto, hacerlo sin descanso, sin periodos de vacío… Y chocamos con lo expuesto más arriba… En este sentido, sin quererlo, quizás, el diseño se torna “misógino” (aunque creo que el término está mal utilizado en este cuestionario; es más, casi nadie sabe cuál es el significado real de “misógino” y “misoginia” y animo a indagar en fuentes doctas sobre el término a quien le pueda interesar esta disquisición).
Sin embargo, quisiera llamar la atención sobre mi experiencia personal al respecto de algo: ¿le interesaría al lector la cantidad de veces que en mi institución me han endilgado alguna tarea, de mayor o menos calado, con la muletilla de “tú que estás soltero y puedes…”? Han sido muchas. Eso sí, curiosamente, siempre han supuesto tareas con carga de trabajo sobreañadida… y sin recompensa económica: para aquellas pocas cosas en las que había un estipendio de por medio, por módico que fuera, esa muletilla o similares nunca se han esgrimido en la disputa por quedar encargado de ese cometido, disputa que, por lo general, se ha tornado fiera…
4. ¿Cuáles crees que podrían ser las causas de la menor representación de mujeres en el mundo científico? ¿Esto es así en tu especialidad?
Dra. Montesinos-. Mi opinión es que las mujeres abandonan la carrera científica en mayor proporción que los hombres, por diversos factores más relacionados con decisiones de tipo personal. Tengo la impresión de que el número de mujeres que hacen la tesis doctoral es igual o mayor que el de hombres. Pero luego muchas mujeres van abandonando, frecuentemente por motivos de familia o pareja que pueden pesar más en un momento determinado de la vida. Por ejemplo, tengo muchos amigos que se fueron de postdoc o decidieron establecer su laboratorio en tal o cual sitio, y sus parejas le siguieron, aun no dedicándose a la ciencia. Sólo recuerdo a una amiga con pareja no científica que “consiguió llevárselo” a USA. Todavía nos preguntamos cómo lo hizo…
Si estas diferencias entre hombres y mujeres son culturales, hormonales o dependen de nuestros diferentes circuitos neuronales está por ver, pero sinceramente creo que la ciencia es probablemente el menos misógino de los posibles escenarios laborales.
Dr. Martínez-. Me mantengo en lo expuesto. Las causas son derivadas del carácter femenino y sus prioridades. Tendríamos que ver si hay diferencias claras cuando el colectivo femenino se encuadra en las mujeres solteras y/o sin hijos. Imagino que al equilibrar el tiempo y la intensidad de dedicación al trabajo científico los resultados serán iguales, si no mejores!!
El único aspecto discriminativo que encuentro es también de índole personal, y es que los hombres no asumimos parte este coste, como podría ser el desarrollo de mecanismos que equilibren este aspecto y, lo que me parece más importante, compensando con mayor dedicación a la familia.
Dra. Dierssen-. Nos enfrentamos a un problema en el que confluyen diferentes factores: por un lado, como se ha comentado, factores personales. Diferentes estudios atribuyen en parte el bajo número de mujeres en ciencia al impacto de esta profesión en la vida familiar (hijos, movilidad etc. (ver Van Ander 2004, por ejemplo), lo cual tiene una influencia negativa desproporcionada en la incorporación de las mujeres en la ciencia de excelencia, el liderazgo o la política científica. Sin embargo, cuando se analiza cómo los hombres y las mujeres científicos en diferentes momentos de su carrera, valoran el impacto de la ciencia en la vida familiar, se demuestran que éste no es sólo problema de la mujer sino que tener menos hijos de los deseados produce mayor insatisfacción en los hombres que en las mujeres y ésta está relacionada con la satisfacción con la carrera científica. De hecho, a diferencia de lo que sucedía hace unos años, los factores familiares impiden a jóvenes científicos con talento de ambos sexos continuar con su carrera investigadora (ver Howard Ecklund y Lincon, 2011). Por otra parte hay una serie de sesgos no conscientes, por ejemplo a la hora de escribir los anuncios de posiciones en laboratorios o a la hora de seleccionar candidatos. Así, se ha demostrado que tanto mujeres como varones escogen con más probabilidad, frente a un currículo idéntico, a un varón que a una mujer, y consideran que debe tener un sueldo más elevado (ver por ejemplo Moss-Racusin et al PNAS 2012). Ello de nuevo se debe a muchos factores, algunos de los cuales se han mencionado antes, y otros como la visibilidad de las mujeres. Basta explorar el número de mujeres que han sido invitadas a dar una charla plenaria en los últimos cinco años en FENS o en SENC por tomar dos ejemplos directamente relacionados con nosotros. En FENS 2012 por ejemplo, de 9 sesiones plenarias solamente hubo dos mujeres, y recuerdo que en la primera ronda de votaciones no había ninguna. En lo que se refiere al acceso a posiciones de liderazgo más específicamente, otro de los factores que puede ser determinante es el estilo de liderazgo, que es completamente diferente en los varones y en las mujeres. Existen trabajos que sugieren que el estilo predominante de liderazgo se asocia de hecho con niveles elevados de testosterona y niveles más bajos de cortisol (Carney et al 2010). En fin, creo que nuestro mayor problema es que, debido a que durante unos años se implementaron una serie de acciones a favor de la incorporación de la mujer en el mundo laboral (y científico por extensión) y que realmente las condiciones laborales y la participación del hombre en las obligaciones familiares ha cambiado notablemente, pensamos que ya está todo hecho y que ahora si las mujeres no se incorporan en condiciones de igualdad es porque “no quieren”. Sin embargo, los trabajos que he mencionado y muchos más demuestran que existen discriminaciones sutiles que de hecho están impidiendo que las mujeres puedan asumir retos en términos de carrera científica o liderazgo fundamentalmente porque hay escollos objetivos insalvables, porque son subconscientes. Esperemos que la lectura de artículos como los que he mencionado y la observación de los datos objetivos permitan que todos nos hagamos conscientes de la situación, porque el mayor problema para encontrar la solución es creer que “el problema no existe”.
Dr. De Castro-. Creo que todo lo anteriormente expuesto puede dar una idea de esas causas. No quiero extenderme más (creo que ya lo he hecho bastante…) pero, aparte de lo que podríamos denominar la “complicación biológico-familiar”, que es evidente, el resto de causas no deberían ser causas directas, pero me temo que puedan verse afectadas indirectamente por la anterior.
Aún así, creo que en mi especialidad (neurociencias) y en España, el número de mujeres IP es mayor que en otros campos, creciente y, quizás, también mayor que en las neurociencias de otros países de nuestro entorno o líderes en el mundo, incluyendo USA y Japón.

Muchas gracias por participar a la Dra. María Luz Montesinos (Universidad de Sevilla), al Dr. Salvador Martínez Salvador (Instituto de Neurociencias de Alicante), a la Dra. Mara Dierssen, Presidenta de la SENC (Centro de Regulación Genómica en Barcelona) y al Dr. Fernando De Castro (Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo).
Nos gustaría saber tu opinión al respecto, así que os animamos a participar!
Os dejamos este comentario reciente en la revista Nature:
“[…] time spent on active research should be incorporated into assessments of research productivity. This would provide a fairer comparison for researchers who take parental leave or who have other caring duties or high teaching loads, and would reduce the pressure on those scientists […].(Cameron et al., 2014)
Más información de interés:
scx.sagepub.com/content/35/5/603.abstract
www.nature.com/news/bibliometrics-global-gender-disparities-in-science-1.14321#/b7
online.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/jwh.2005.14.684
www.pnas.org/content/109/41/16474
www.nature.com/news/inequality-quantified-mind-the-gender-gap-1.12550
www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0022590
www.the-scientist.com/?articles.view/articleNo/29068/title/Are-Women-Better-PIs-/
www.nature.com/nature/journal/v505/n7482/full/505160b.html
www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23251502
www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0066212

Interview with Carlos Acuña Castroviejo about Decision-making and Neuroeconomics

enero 9, 2014 Entrevistas No Comments

We have the opportunity to interview Dr. Carlos Acuña Castroviejo. He studied Medicine at Santiago de Compostela (Spain), where he obtained his PhD in 1969. Subsequently, he completed his training in neuroscience at Johns Hopkins University Medical School (Maryland, USA). He is currently Professor of Physiology and Medicine in Galicia. Member of the Society for Neuroscience and SENC, Dr. Acuña often collaborates in scientific divulgation in El Pais and the SENC Blog. His research is oriented to the neuroscience of memory and decision-making.

 

Dr. Acuña, why have you focused on this field?

My initial interest was to understand how the sensory stimuli are encoded in the firing rate of the neurons and how this information is learned and transformed in motor actions. This is a field that represents one of the major challenges in neuroscience; to understand how the information based on sensory stimuli is used to decide, act, evaluate our actions, and ultimately to learn. I have pursued this interest using different experimental approaches and in different brain areas. We started studying this processes in a distributed system formed by the posterior parietal cortex-pulvinar with combined behavioral discrimination tasks and electrophysiological recordings in monkeys. We then moved to the early visual areas, and here we used different experimental approaches, among them those behavioral discrimination tasks that included memory and decision-making. But, the frontal areas seemed the places where to study the neural correlates of these processes, and for the last years we have focused our studies on decision-making in this areas.

 

When did your interest in neuroscience and study of decision-making begin?

My interest in neuroscience goes back to my PhD training in Santiago de Compostela School of Medicine (Spain), and my postdoc at the laboratory of Vernon B. Mountcastle in the Johns Hopkins University, Baltimore (USA). Back to Santiago de Compostela, I was interested on perceptual discrimination and how visual stimuli are used to decide and report the choice. So, we trained monkeys to discriminate in a behavioral task that implied perceiving lines with different orientations showed in their visual space, maintaining in working memory the stimuli traces, comparing the trace with an actual stimuli, and finally deciding on and communicating the result of this discrimination. To assess and compare how humans and monkeys performed the task, we used psychophysical methods. While the monkeys performed the task we recorded the extracellular activity of single neurons in visual sensory areas, which allowed us to correlate the behavioral performance with the neuronal activity. However, new evidence shifted the places where the neuronal changes took place, from the early sensory areas towards the pre-frontal ones. So, we moved on to the prefrontal cortex and premotor cortex where memory cells and neural correlates of decision-making had been reported. The behavioral task we had been using has allowed us to tease out the components of a binary decision process and what happens after the decision is reported.

 

This is a young field. How did it take root and what is new?

Decision-making is central to our lives. It’s a complex process that takes many steps. The studies began with psychological and psychophysical approaches and later on with formal statistical models. The combination of behavioral, psychophysical and electrophysiological methods developed in the 1970’s was used from the 1990’s to study the neuronal correlates of decision-making. The models were used as guide to look for the neuronal correlates of the decision-making processes. Today, these neuronal correlates have been found in different cortical and subcortical brain areas, confirming that this is a distributed process. Because decision-making is so prevalent in our lives, the studies were more recently focused on our daily activities: economics, marketing, law, and so on.

At the present time, although we have a rather good knowledge of the neuronal correlates of decision-making, there are a number of unanswered questions. For example, we need to know more about the role of each cortical and subcortical brain areas, and the network interactions which underlies the read-outs of all the information. Another example are the biochemical mechanisms involved. We know that dopamine, serotonin or GABA play an important role, but how important? What are the roles of other neurotransmitters? How are they got into play? Brain imaging techniques are of great help, but so far they are only giving anatomical information. However, further developments in these techniques can give us new insights on the dynamics of the processing across the brain and the biochemistry of this process.

 

What are the main lines of research in your team? What issues do you want to deal in the future?

In the last few years we have studied the neuronal correlates of a binary decision process, namely: the comparison between the trace of a sensory stimulus and an actual one, the coherence with the psychophysical performance, the dependence of the neuronal sensitivity on the difficult of the decision, and more recently the correlates of the confidence of the decision.

There are several issues we are dealing with. We have found that after the monkeys reported a decision and once the outcome is known, neurons of the premotor cortex encode the information necessary for the evaluation of the decision-making process. So, we have suggested that this cortical area could be involved in shaping future behavior depending on this evaluation. If this indeed is the case, it is expected that the outcomes of previous decisions will modify the activity of these neurons in a following trial. This would suggest that this cortical area evaluates the decision process and uses this information to modify future behavior.

Another issue is metacognition, the ability in humans to make evaluations from introspection of our actions. In behaving monkeys, experimental findings are suggestive of such an ability to supervise and evaluate their own behavior. Following the report of perceptual decisions, single neurons of the ventral premotor cortex encode the choices, the outcomes, and the sensory information on which the choice was based. However, in some situations, the choice is made and reported but the feedback about its outcome is postponed; what is encoded during the post-decision period? Our previous findings are suggestive that neurons of this area encode every piece of information until the outcome is known. This suggests that working memory plays a key role in self-monitoring ongoing behavior.

 

What does our brain do when we make a decision? Are we starting to understand how that process comes about at the neural level?

Our work was focused on sensory binary decisions, but there are different types such as value-based decisions, which depend on the amount of reward received, and so on. This is important because depending on the type of decision the distributed brain system recruited will be different. In any case, neurons from the premotor cortex encode the sensory stimuli on which the decision is based, the memory traces of the stimuli, the comparison between the memory traces and actual stimuli, the choice, the difficulty of the task, and the confidence of the decision. Moreover, after the result of the decision was reported, the same neurons encoded again every piece of relevant information used to reach the decision. Although the same neuron encoded all this information, there are populations that have different temporal patterns of activity. This suggests that the decision process is encoded on a distributed sparse population.

 

Recently, you have written an excellent article about Neuroeconomics in El País. Do you think that the study of decision-making process will influence the economy in the future?

There are studies about psychophysics of decision-making in economics in humans and sub-human primates, and the neuronal correlates in subhuman-primates. Because both species behave in the same way, the neuronal activity involved should also be the same. Of course monkeys don’t used money in their transactions, but the same decision-making processes are used to choose food or sex. What this implies is that the basic brain circuits shaped by evolution are present in all species, including rats, monkeys and humans. Therefore decision-making can be studied in different animals.
On the other hand, economics is complex because it involves not only the variables I refer to above, but also different scenarios, interaction among people, previous knowledge or different desires or emotions. We know that emotions to the outcomes of financial transactions influence the choices and are present even in professional traders. For example, if we could influence desire or envy for something we will bias the decision. Therefore, emotional experience is important for rational choice and a great deal of this process occurs subconsciously. The experimental results have showed us that the information needed for making a choice is not merely retrieved from memory, but is rehearsed or re-computed every time. The results obtained in laboratory experiments have described neuronal and brain circuits involved in financial transactions, and unless we think that these brain circuits becomes knock-out in daily life, they will also be engaged in the real financial world market. All in all, these studies and future discoveries will hopefully provide a framework to modeling decision-making to improve financial decision-making.

 

Do you want to give some advice to young neuroscientists who have just started?

The main advice is, follow your own interests and … have good luck! To have a good background and adviser is useful, though. Nevertheless, I always remember Samuel Goudsmit, co-discoverer with George Uhlenbeck of the electron spin, saying that should he have had enough knowledge of physics he would never come up with this discovery, a charge that rotates!

Entrevista a Oscar Marín

enero 2, 2014 Entrevistas No Comments

Por Jose Luis Trejo. Vicepresidente de la SENC. Director del Grupo de Neurogénesis del Individuo Adulto en el Instituto Cajal del CSIC en Madrid

El Profesor Oscar Marín ha sido nombrado Director del Centro MRC de Neurobiología del Desarrollo (CDN), del King’s College de Londres, en Reino Unido. El Profesor Oscar Marín es un miembro activo de la SENC, habiendo impartido una de las conferencias plenarias en el ultimo Congreso de la SENC (Oviedo 2013). Su andadura en el CDN se iniciará en Julio de 2014. Este Centro de Neurobiología del Desarrollo está financiado conjuntamente por el Medical Research Council y el King’s College de Londres, y fue fundado por el Profesor Lumsden en 2000 para promover la investigación en este área de la Neurociencia en rápida expansión. El Profesor Marín es actualmente Profesor de Investigación en el Instituto de Neurociencias de Alicante y ha recibido numerosos reconocimientos y premios en la investigación en Neurobiología, incluyendo el Premio Banco Sabadell de Investigación Biomédica (2008), y el FENS-EJN Young Investigator Award (2012). Fue seleccionado como uno de los 22 miembros fundadores del Consejo Científico del European Research Council en 2005. Forma parte también de diversos paneles editoriales, incluyendo el panel de Reviewing Editors de Science.
Con motivo del anuncio de su nuevo nombramiento, hemos tenido la oportunidad de entrevistarle:

Profesor Marín, ¿Qué va usted a aportar al Centro de manera específica?, ¿Qué panorama a largo plazo ve para ese Centro bajo su dirección?.
La principal aportación bien podría considerarse precisamente el hecho de no ser de ese país, no haber sido “criado” en dicho centro, y proceder de un país distinto, con una manera diferente de hacer las cosas, y no estar condicionado por la historia reciente de aquella Institución, gozando de la libertad asociada a ello para hacer las cosas. En general, después de 10-15 años, los centros adquieren inercias en su funcionamiento, y es sano cambiar de dirección cada cierto tiempo, reorganizar las líneas de trabajo y la reorientación del Centro.

¿Cuál es la situacion del CDN a su llegada?.
Mi nombramiento coincide con una importante reorganización del área de las Neurociencias en el Kings’ College, con la que se pretende aumentar la relación entre Neurociencia basica y clínica, fundamentalmente promoviendo la excelencia en ambas esferas pero también buscando mayor diálogo entre ambas partes, lo que constituye uno de mis objetivos prioritarios. En el Centro se reúnen científicos que trabajan aspectos fundamentales del desarrollo del sistema nervioso pero también interesados en plasticidad neural y en cómo emerge la función en el cerebro, esa combinación es muy potente.
El Centro no es mejor que otros centros como Neurociencias de Alicante, pero King’s ofrece la oportunidad de intentar conseguir que lo sea.

¿Considera un reto suceder a Lumsden o considera que tienen maneras de entender el Centro completamente distintas?
Andrew Lumsden es una personalidad en el mundo científico en Gran Bretaña, es uno de los grandes neuroembriólogos del siglo XX. Es probable que haya maneras de trabajar diferentes pero los dos tenemos el mismo objetivo fundamental que es promover la excelencia en la investigación del cerebro; Andrew Lumsden siempre ha tenido este objetivo, y yo seguiré esa misma prioridad.

¿Qué supone para su carrera profesional esta nueva etapa?, ¿Cómo ha tomado esta decisión?
Supone un nuevo reto y una forma de “rejuvenecerme” de cara a los próximos años, necesitaba abrir una nueva etapa científica y profesional y ésta es una oportunidad excelente para hacerlo. La decisión de aceptar la oferta no es coyuntural, sino muy meditada y la tenia decidida hace 2-3 años, simplemente esperaba la oferta adecuada. Es decir, no es una decisión coyuntural influida por la situación económica de España en estos momentos. Ahora bien, si en España hubieran existido oportunidades similares que me generaran la ilusión que necesitaba en esta etapa de mi carrera, seguramente no me hubiera ido.

¿Con qué se queda y qué cambiaría de su etapa profesional en España?, ¿Cuándo volverá?
Los últimos 10 años en Alicante han sido mucho mejores de lo que hubiera podido imaginar. Sinceramente creo que no hubiéramos podido avanzar mucho mas deprisa en ningún otro sitio del mundo. El Instituto de Neurociencias de Alicante es un excelente lugar para comenzar una carrera científica como investigador independiente, y lo va a seguir siendo. Lo que cambiaría de estos últimos 10 años ha sido constatar lo difícil que es cambiar las cosas en España. El esfuerzo que requieren cosas que aparentemente parecen fáciles. Me voy convencido de que en este país es muy difícil renovar estructuras, prácticamente imposible. Es mucho mejor empezar las cosas de cero, como se ha demostrado con los centros de investigación que se han creado con nuevas reglas, como el CNIO en Madrid o el CRG en Barcelona, y que muy rápidamente se han convertido en un referente internacional. Volveré cuando sienta la necesidad de regresar, uno se mueve por emociones e ilusiones. Pero uno no traslada su laboratorio todos los años…

¿Cuáles son los grandes retos de la neurobiología del desarrollo y cómo va a afrontar el nuevo centro liderado por usted esos retos?
La Neurobiología del Desarrollo tiene 2 grandes retos por delante: Uno es ayudarnos a entender hasta qué punto los circuitos que controlan nuestro comportamiento están determinados genéticamente, es decir, qué relación existe entre el manual de instrucciones que permite ensamblar el cerebro y cómo finalmente éste funciona. El segundo gran reto es ayudarnos a entender el origen de enfermedades como el autismo y la esquizofrenia, que actualmente no tienen cura. Me gustaría que el CDN fuera la casa de neurocientíficos que puedan ayudarnos a avanzar en ambos terrenos. El King’s College me ha ofrecido la posibilidad de incorporar varios grupos durante los próximos años, lo que unido a la nueva dinámica del área de Neurociencia en King’s (posibilitando traslados horizontales entre diferentes departamentos y centros del King’s College) permitirá que el perfil que tiene el Centro cambie con respecto a lo que ha sido en los últimos años, generando un nuevo enfoque para abordar los retos mencionados antes.
En una época en que surgen centros que intentan resolver estos problemas centrados en el conectoma adulto, nosotros queremos ser el centro de referencia en cuanto a la formación de circuitos neurales.

¿Qué papel va a jugar la neurobiología del desarrollo en la investigación de las enfermedades del cerebro en la próxima década?, ¿Cuál es su reto en esta nueva etapa en este punto?
Mas del 50% de las enfermedades del cerebro lo son del desarrollo del sistema nervioso. Y para la gran mayoría ni siquiera tenemos un tratamiento adecuado. Necesitamos comprender con precisión qué es lo que va mal durante el desarrollo para que se produzca, por ejemplo, el autismo, y solo de esta manera seremos capaces de empezar a diseñar estrategias farmacológicas adecuadas. Estoy convencido de que los próximos 10 años traerán avances fundamentales en este campo y me gustaría que parte de estos avances surgieran en el nuevo Centro.

Su trabajo en los últimos años se ha centrado en la migración, cableado y diversidad de las neuronas de la corteza cerebral; ¿En qué va a cambiar ésto en su nueva etapa en el CDN?
No creo que nuestra etapa en el CDN suponga un cambio radical respecto de lo que hemos venido haciendo en los últimos años, pero muy seguramente iremos dejando atrás algunas temas que hemos estudiado en el pasado, creo que fundamentalmente nos concentraremos en vincular desarrollo y función en la corteza cerebral.

Si alguien le dice que la ciencia es una cuestión de dinero, ¿Qué le dice?, ¿Tiene su traslado poco o mucho que ver con el dinero para la ciencia?
La ciencia no solo es una cuestión de dinero. Pero indudablemente requiere de medios económicos adecuados. Hoy en día los científicos trabajan en grandes equipos, multidisciplinares, y su potencial es directamente proporcional a su capacidad de captar talento, especialmente talento joven. Y eso obviamente cuesta dinero. Pero fundamentalmente lo que me ha convencido es la imagen de estabilidad que proporciona tanto la Universidad como el país, la financiación de proyectos en Reino Unido es muy competitiva, pero no conozco a ningún investigador puntero que carezca de ella. Además, Reino Unido ofrece algo de la agilidad administrativa de Estados Unidos, pero sin tener que cruzar el Atlántico. Trámites administrativos relevantes para la buena marcha de los proyectos que en nuestro país llevan meses, allí se resuelven en días.

Muchos de nuestros lectores serán estudiantes pre- y postdoctorales, muchos de los cuales estarán tomando buena nota de este y otros traslados sonados de neurocientíficos españoles al extranjero. ¿Qué mensaje les transmite?
Lanzaría el mensaje de que se dejen llevar por la ilusión. La ciencia es algo mas que una profesión, y es universal, y por lo tanto si uno quiere hacer ciencia, el lugar donde la haga debería ser secundario. Respecto a la ciencia española, resulta increíble comprobar cómo hemos avanzado en los últimos 20 años, a pesar de que cuando uno se fija solo en los últimos 2 o 3, las impresiones son mas negativas. Creo que seremos capaces de recuperar el terreno perdido, aunque esto requerirá fundamentalmente renovar nuestras instituciones.

Para terminar, ¿para cuándo otro Nobel español?
En España hay una generación espectacular de científicos, muchos de los cuales están haciendo ciencia de primera línea. Lo del Premio Nobel es una cuestión de probabilidades, y a nosotros quizás nos falta masa crítica. En contra de lo que alguna vez se ha comentado, en España faltan investigadores y la capacidad de proteger a los investigadores que ya tenemos. Que actualmente se plantee que María Blasco no pueda pedir proyectos por ser directora del CNIO, es simplemente surrealista. De Buñuel vamos, muy español.

Muchísimas gracias, Profesor Marín. La Neurociencia española le desea toda la suerte y el éxito en su nueva etapa profesional.

Talking with the winners of the second prize in `Brain Awareness Video Contest´ of Society of Neuroscience

noviembre 4, 2013 Entrevistas No Comments
BrainAwerenessVideo

 

Today, we have the opportunity to talk to Xavier Viñals and Africa Flores, winners of the second prize in “Brain Awareness Video Contest” of Society of Neuroscience. Their video is entitled “Sketch of a memory” and you can watch it here:

www.youtube.com/watch?v=WZKs226B0G4&feature=youtu.be

Xavier, Africa, How did you know about this contest? What did you motivate to participate?

As we are both working on neuroscience and the SfN is a reference in our field, we check their website from time to time and we found that there was this video contest about neuroscience. And to be honest, the opportunity to attend the annual SfN meeting was one of our main motivations, as we cannot afford the costs that attending to this meeting involves.

How did you choose the idea for the video? Does it have something to do with the main topic of your research?

Although we are not especially focused on memory, we usually perform behavioural experiments where memory plays an important role. Moreover, among the possible topics provided by the SfN, we found that memory was not represented in previous editions of the video contest.

Your video is very professional. Being Neuroscientists, how did you manage to scriptwriting, producing and directing? Did you have any extra help or advice?

We appreciate your comments, but actually we would not consider our video to be very professional: we used a compact camera for video recording and a cell phone for audio recording. We considered our project from an amateur perspective and just tried to do our best, step by step, in order to overcome our lack of knowledge. And now we realize that a little bit of advice would have been really useful, but it didn’t occur to us.

What were the easiest and the most difficult endeavour in producing the video?

The easiest part was the recording of the real video scenes, mainly due to the talent and patience of our actors (who are not professional either, by the way). The most difficult part was to summarize in just 5 minutes all the content that we wanted to include; actually the first draft lasted more than 30 minutes.

How long did you take to get your video ready?

It took us more or less a month from the moment when we seriously considered participating in the contest to the day of submission.

Your video explains a complex process, memory, in a way easy to understand. To which kind of public is it addressed? Do you think that different approaches have to be done as a function of  the targeted public?

Firstly we expected the video to be addressed to high school students, but we think that finally some aspects of the video, like the rhythm, make it more suitable for young university students. For sure the targeted public determines the way you must explain the concepts, but probably any concept can be addressed if the appropriate terms are used.

Do you think that a similar proposal will be welcome in Spain? Are these kind of videos useful to approach neuroscience to society? Are you going to broadcast your video? Did SFN give you some advice to do it?

It is clear that audiovisual approaches are always useful tools to make scientific concepts more attractive and easy to understand: there are a lot of people who enjoys TV programs like Redes, but few people unconnected to science are going to read a scientific journal. Importantly, one of the forgotten functions of scientists is to communicate their knowledge to society, a fact that is usually not so well performed and could be improved by this kind of proposals. For this reason we are sure that this kind of initiatives would be also welcome in Spain.

We never thought about broadcasting our video, but anyway SfN is now the owner of the copyright and will manage the video as they decide.

Thank you!

1 post2

 

 

 

Resumen #SENC_2013

The #SENC_2013 meeting in Oviedo is over! Scientists came back to their labs with new  ideas, projects, contacts and new collaborations.

Here you will find some of the main events of this exceptional meeting:

Spanish Young Neuroscientist Symposium. For the first time, SENC has boosted the organization of a Spanish Young Neuroscientist Symposium. Young (and not so young) scientists were presenting their research and discussing about job opportunities in Spain and Europe.

Professional Development Session. This is a new initiative of SENC to help young neuroscientists in early stages of their careers. The #SENC_2013 edition has been dedicated to help young scientist in presenting their CV, making their own elevator pitch and understanding how the peer review system works. The Professional Development Session was a great success. The almost 100 attendants were able to improve their communication skills with practical exercises and games but also after listening recognized speakers in their field such as Alicia Marín Muniesa -founder of ´The Sky is the limit´, Peter Stern -Senior editor of Science- and Elinor Thompson -Director of Science Weavers consulting-. The talks were full of enthusiasm and energy and left a clear message: we can be better neuroscientists!

Plenary speakers: We had the privilege of listening Oscar Marin from the Institute of Neuroscience of Alicante who presented the talk entitled ´The development of cortical interneurons: getting excited with inhibition´; Arthur Konnerth from Institute of Neuroscience of the Technical University of Munich (Germany), presenting his results on `Dendritic structure of sensory inputs to cortical neurons in vivo´ and Ranulfo Romo who travelled from Institute of Vegetal and Cellular Physiology  of the Universidad Nacional Autónoma de Mexico who discussed the `Neurobiology of decision-making processes´. Before their talks, we  interviewed some of them:

These were not the only special events in #SENC_2013 meeting! During the meeting, participants attended many interesting symposia, exciting poster sessions, workshops and special events as CARE session or a round table about “The state of the art of Spanish Neuroscience“.

Now you can see the photos taken in the meeting in Flickr. Find your face!
www.flickr.com/photos/104160719@N08/
In next days we will post more photos. Stay tuned!

The Official Bloggers of SENC.

Neuropostdocs por el mundo: Cristina Nombela (University of Cambridge, Inglaterra)

Cristina Nombela Otero

 Research Associate, University of Cambridge, UK.

 

1. ¿Dónde vives? ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en el país?

Desde enero de 2010 vivo en Cambridge (Reino Unido). Vine desde Murcia, donde estudié la carrera e hice mi tesis.

 

2. ¿Dónde investigas? ¿Qué estás investigando?

Trabajo en el Departamento de Neurociencia Clínica de la Universidad de Cambridge  (Addenbrooke´s Hospital) con el Prof. Roger Barker y el Dr. James Rowe. Mi tema de investigación son las alteraciones no motoras en la enfermedad de Parkinson. En particular, soy la encargada de neuroimagen del proyecto ICICLE (Incidence of Cognitive Impairment in Cohorts with Longitudinal Evaluation – Parkinson’s Disease) financiado por Parkinson´s UK (la asociación nacional de pacientes de Parkinson, una de las mayores fuentes de financiación de la investigación en Parkinson en el Reino Unido). Se trata de un estudio longitudinal en el que seguimos a un grupo enorme de pacientes recién diagnosticados de Parkinson (unos 200) y 80 controles. Supone una gran oportunidad porque el estudio engloba evaluación clínica y neuropsicológica, resonancia magnética funcional, estudio genético, PET y análisis de líquido cefalorraquideo: una cohorte bien estudiada a lo largo de tres años, tremendamente participativa e interesada en lo que hacemos. La finalidad es identificar biomarcadores de deterioro cognitivo y demencia en enfermedad de Parkinson. Queremos definir patrones cognitivos asociados al desarrollo de demencia, diferentes de aquellos pacientes que tan sólo muestran un deterioro cognitivo en grado variable. Nuestra hipótesis es que estos patrones neuropsicológicos están ligados a determinadas  mutaciones genéticas ya conocidas (por ejemplo, en  COMT y TAU). Paralelamente, trabajo sobre impulsividad, toma de decisiones y terapias no farmacológicas en enfermedad de Parkinson (musicoterapia como tratamiento complementaria).

 

3. ¿Qué es lo que más te gusta de tu centro de investigación? ¿Qué diferencias ves con el centro donde hiciste la tesis en España?

La Universidad de Cambridge es un centro académico como pocos en el mundo. La universidad, por un lado, ofrece ininterrumpidamente cursos de mejora de capacidades personales (comunicación, relación con iguales) y formación (manejo de software específico y programación, redacción de manuscritos científicos). Tienes figuras de primera fila en tu mismo departamento, te cruzas por el pasillo con editores de revistas científicas de alto impacto, todas las semanas tenemos charlas impartidas por eminencias en su campo (investigadores que pasan por Cambridge continuamente, ya sea de estancia, ya específicamente invitados…). Simultáneamente, todos los departamentos tiene una actividad efervescente por lo que las opciones para asistir a seminarios y charlas sobre otras disciplinas científicas o humanidades nunca faltan. Se trata de un centro perfecto en lo que a la vida académica se refiere.

En cuanto al trabajo: los IPs y directores de departamento mantienen un control continuo sobre todos los miembros del grupo: se evalúan periódicamente aspiraciones personales y habilidades que mejorar, lo que te hace falta reforzar para seguir mejorando como científic@. Y lo más importante: el postdoc tiene que trabajar duramente, por supuesto, pero se le trata como un elemento tremendamente válido, que toma decisiones sobre su propio trabajo y cuya satisfacción personal se considera esencial para el buen funcionamiento del grupo.

En general, investigar es más sencillo porque hay más medios, la institución funciona como tal, está perfectamente engranada y tanto el personal de investigación como el de apoyo y la población, en general, están muy concienciados sobre la necesidad y el valor del trabajo que realizamos.

 

4. ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad? ¿Y lo que menos?

Cambridge es una ciudad pequeñita, en la que la vida gira en torno a la universidad y su calendario académico. Los colegios universitarios (colleges) ofrecen continuamente actividades como charlas, debates, ciclos de cine, teatro, música… ¡hasta catas de vino…! donde puedes conocer gente de cualquier parte del mundo. El número de españoles es bastante alto y hemos creado una sociedad a nivel nacional que se llama SRUK (Spanish Scientists in UK, www.sruk.org.uk). Además, ¡voy a todos sitios en bici!

Lo que menos me gusta es que, en el fondo, se trata de una ciudad bastante pequeña donde la mayoría de la gente está durante un periodo de no más de 4 años. Cambridge es para la mayoría de los estudiantes y postdocs “un sitio de paso”. La Universidad y la sociedad inglesa en su conjunto es fuertemente clasista, tu status depende de tu educación (que depende de tu nivel económico) y esto determina el trabajo que ocupas… cosas que difícilmente cambian.

 

5. ¿Qué es lo que más echas de menos de España?

El sol, la calidez y la naturalidad de la gente, los suelos sin moqueta, a mi familia y a mi pareja, la tortilla de patatas, llevar tirantes y sandalias,…

 

 

Neuropostdocs por el mundo: Ledia Hernández (MIT, Cambridge, EE.UU.)

1.      ¿Dónde hiciste la tesis? ¿En qué campo?

Hice la tesis en el laboratorio de Neurofisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Mis directores de tesis fueron el Dr. Francisco Mora y el Dr. Gregorio Segovia. Fueron estudios de microdiálisis analizando los efectos del tratamiento crónico con nomifensina, un bloqueador del transportador de DA y sus efectos en la interacción de neurotransmisores en corteza, estriado y n. accumbens de la rata despierta.

2.      ¿Dónde vives ahora? ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en el país?

He estado viviendo 5 años en Cambridge, Massachusetts, USA.  Acabo de volver a España y la experiencia ha sido estupenda. Todavía adaptándome de nuevo, pero bueno.

 

3.      ¿Dónde investigas? ¿Qué estás investigando?

En el Department of Brain and Cognitive Sciences y Mc Govern Institute for Brain Research. En el Massachusetts Institute of Technology, conocido como MIT. En el laboratorio de la Dra. Ann Graybiel, cuyo trabajo en los ganglios basales es reconocido mundialmente. Mi proyecto de investigación ha sido estudiar los efectos de la depleción dopaminérgica, como la que ocurre en le Enfermedad de Parkinson,  en la actividad neuronal asociada al aprendizaje y realización de hábitos en el estriado dorsolateral, donde se cree que se codifica este tipo de comportamiento.

 

4.      ¿Qué es lo que más te gusta de tu centro de investigación? ¿Qué diferencias ves con el centro donde hiciste la tesis en España?

Hay muchos grupos de gran prestigio, investigando con las últimas tecnologías disponibles, seminarios todos los días, invitados de prestigio, el ambiente es muy competitivo y a la vez motivador, porque ves todo lo que se puede hacer, y te emociona e invita a seguir trabajando. Si quieres hacer algo nuevo, seguro que hay alguien en el edificio que lo está haciendo y puedes aprender de primero mano. Las interacciones con Harvard u otros centros de prestigio del MIT, o el Mass General Hospital son fáciles de establecer, es un nucleo que hierve con actividad cientifica a todos los niveles. Además, nuestro edificio es nuevo, de arquitectura abierta y tiene mucha luz.

 

5.      ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad? ¿Y lo que menos?

Que es una ciudad pequeña pero tiene de todo. Yo que soy de Madrid, pensé que iba a echar de menos la ciudad, pero Cambridge-Boston,  es un área preciosa. Son 2 ciudades muy acogedoras, bonitas, con el rio separándolos y el océano a 15 min. Todos los alrededores me parecen muy exóticos, muy diferentes a lo que estaba acostumbrada.

Lo que menos me gusta, el frio, sin duda, creo que nunca me acostumbrare a los largos inviernos y a los metros de nieve que caen de un día para otro, sin avisar, y que hacen del invierno una pesadilla. Tampoco es fácil comer sano, las frutas y las verduras están bastante caras, es barato comer mal y rápido, eso es algo a lo que tampoco me acostumbro.

 

6.      ¿Qué es lo que más echas de menos de España?

Supongo que como todos los que hemos estado fuera, la familia, los amigos, el jamón (voy a caer en el tópico) y la buena comida en general. Los españoles somos más sociables, en un ambiente tan productivo es difícil encontrar tiempo y gente para relajarte y disfrutar de la vida. Por eso creo que al final los españoles terminábamos juntos, para poder sobrevivir en un ambiente a veces poco sociable.

Neuropostdocs extranjeros en España

world-globe_full

Vesna Prchkovska y Paulo Rodríguez, fundadores de una empresa líder en medicina digital

En nuestro país en los años previos a la crisis económica se incorporaron con fuerza científicos de otros países (aproximadamente un 20,7% de los doctores que trabajaban en España), pero en los últimos años esta cifra ha caído hasta el 7,3% en 2011. Aún así existe una interesante comunidad de neurocientíficos extranjeros que queremos dar a conocer desde la SENC. … Continue Reading

Noelia Martínez Molina Estudiante predoctoral en la Universidad de Barcelona Brain Cognition and Plasticity Group

Neuropostdocs por el mundo: Pablo Méndez García (Universidad de Ginebra)

1. ¿Dónde hiciste la tesis? ¿En qué campo?

Hice mi tesis en Madrid, en el Instituto Cajal y soy Doctor por el Departamento de Bioquímica y Bilogía Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid. En laboratorio de Luis Miguel Garcia Segura donde hice mi trabajo de investigación, estudié los mecanismos de neuroprotección del estrógeno, la hormona sexual femenina.

2. ¿Dónde vives ahora? ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en el país?

Vivo en Ginebra desde hace hace algo más de un año aunque he vivido aquí algo más de 3 de los últimos 7 años trabajando como asistente postdoctoral.Pablo Mendez

3. ¿Dónde investigas? ¿Qué estás investigando?

Trabajo en la Universidad de Ginebra, concretamente en el departamento de Neurociencias del Centro Medico Universitario de la Facultad de Medicina.

En mi laboratorio, dirigido por el profesor Dominique Muller, trabajamos en mecanismos moleculares de plasticidad sináptica. En particular, yo estudio la plasticidad estructural en espinas dendríticas, sus mecanismos y su función.

4. ¿Qué es lo que más te gusta de tu centro de investigación? ¿Qué diferencias ves con el centro donde hiciste la tesis en España?

De mi centro de trabajo me gusta la gran variedad de temas que cubren los distintos grupos de investigación que lo componen, desde la biología molecular y celular hasta la neurociencia computacional. ¡Es muy difícil encontrar una técnica que resulte nueva para todos los que trabajamos aquí! Además el departamento es muy activo en la organización de seminarios y congresos y en promover la interacción a todos los niveles.

Siempre he admirado el interés que suscita en los habitantes de Ginebra el trabajo que realizamos en éste y otros centros de investigación científica de la región. Existe una profunda conciencia social de la importancia del avance científico en todos los aspectos de la vida. Desgraciadamente, eso es algo que es difícil observar en España.

5. ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad? ¿Y lo que menos?

Aunque un poco sombría Ginebra es una cuidad estupenda para las familias. Tiene un tamaño que la hace abarcable en bicicleta y esta rodeada de una bellísima naturaleza. Mi lugar favorito es la orilla del lago Lemán un dia despejado con vistas al Mont Blanc! Pero, a decir verdad, hay menos días despejados de los que me gustaría…
6. ¿Qué es lo que más echas de menos de España?

¡A mi familia y amigos, claro!

 

Manteniendo viva la historia de la neurociencia

retrato de Sherrington 2



Una caja con preparaciones histológicas perteneciente a Sir Charles Sherrington (1857-1952) ha motivado un ambicioso proyecto para salvaguardar y mantener viva la historia de la neurociencia.

Los investigadores Dr Richard E. Brown y Dr Zoltan Molnar no han escatimado esfuerzos para reunir en la web history.medsci.ox.ac.uk , un archivo digital de objetos, imágenes y preparaciones histológicas y seminarios accesibles al público.

El objetivo es que cualquier estudiante, científico o docente tenga acceso al material para que pueda incorporar la historia de la neurociencia en la docencia y en la investigación.

Charles Sherrington y su caja de tesoros

Sir Charles Sherrington (1857-1952)  ganó el premio Nobel junto con Edgar Douglas Adrian en 1932 por su trabajo acerca del funcionamiento de las neuronas.  Los hallazgos y los avances conceptuales de Sherrington, uno de los padres de la fisiología moderna, son numerosos. Se centró en el estudio de la medula espinal, desgranando los principios por los que se rigen los reflejos espinales, el sistema propioceptivo y la coordinación motora.

 

Caja con preparaciones histológicas pertenecientes a Sir Charles Sherrington

Caja con preparaciones histológicas pertenecientes a Sir Charles Sherrington, conservada en Oxford desde 1936

Cuando Sherrington se jubiló de su puesto en el departamento de fisiología en Oxford en 1936 dejó allí una caja con sus preparaciones histológicas. Gracias a la gran calidad histológica y a las notas escritas sobre los portaobjetos, los científicos Dr Zoltan Molnar y Dr Richard E. Brown han podido descifrar y recuperar hoy el significado de cada preparación.

Inicialmente, los investigadores empezaron a analizar el contenido de la caja, esperando encontrar sólo preparaciones para material docente, sin embargo lo que hallaron superó todas sus expectativas.

Entre los portaobjetos había material usado en docencia pero también en investigación, preparaciones pertenecientes a otros investigadores destacados de la época Ruffini, Fritsch y Ramón y Cajal. Y la guinda del pastel, las preparaciones originales sobre las que Sherrington hizo sus descubrimientos.

La mayoría de los datos originales que han dado lugar a descubrimientos en neurociencia no se han conservado, haciendo que este material sea aún más excepcional.

A través de los 386 portaobjetos conservados los investigadores han podido reconstruir la trayectoria profesional e investigadora de Sherrington. Esta labor se ha plasmado en el artículo “Insights into the life and work of Sir Charles Sherrington” publicado en 2010 en Nature Review Neuroscience.

Nervesx40001

Nerviosx40001
Detalle de una de las preparaciones histológicas pertenecientes a Sir Charles Sherrington

Usar el material docente e investigador de Sherrington, un privilegio al alcance de todos

El equipo de investigadores ha querido ir un paso más allá escaneando a máxima resolución los portaobjetos con el objetivo de hacer un archivo digital accesible al público que pudiera utilizarse tanto en docencia como en investigación.

Después de publicar el artículo, empezamos a trabajar en maneras en las que las preparaciones histológicas pudieran ser accesibles tanto a profesores como a estudiantes de todo el mundo. El Dr Molnar implicó a sus colegas Damion Young y Jon Mason para que fotografiaran y escanearan algunas de estos portaobjetos usando un programa llamado Zoomify, que permite que al usuario observar estas preparaciones de 1890 a 1935 como si estuvieran bajo un microscopio moderno (history.medsci.ox.ac.uk/slides/)”, explica el Dr Richard E. Brown.

Golgi Parks Cerebellum Cat x20001

Cerebelo de gatox20001
Detalle de una de las preparaciones histológicas pertenecientes a Sir Charles Sherrington

Cómo surgió la iniciativa de salvar la historia de la neurociencia

El Dr Richard E. Brown explica cómo surgió la idea para este proyecto:

Nuestro proyecto sobre la historia de la neurociencia en Oxford comenzó cuando conocí al Dr Zoltan Molnar en una cena en St John´s College en Oxford en 2009. Ambos estábamos interesados en la historia de la neurociencia. Yo había escrito un artículo sobre Donald Hebb en Nature Reviews Neuroscience (The legacy of Donald O. Hebb: more than the Hebb synapse.  Nat Rev Neurosci. 2003 Dec;4(12):1013-9.) y el Dr Molnar había escrito un artículo sobre Thomas Willis en la misma revista (Thomas Willis (1621-1675), the founder of clinical neuroscience. Nature Reviews Neuroscience 5, 329-335, April 2004)”.

El Dr Molnar me contó que en su laboratorio conservaba una caja con preparaciones neuroanatómicas pertenecientes a Sherrington. Estuvimos analizando el contenido de la caja y decidimos escribir un artículo acerca de la vida y el trabajo de Sherrington (Molnár Z, Brown RE.  Insights into the life and work of Sir Charles Sherrington.  Nat Rev Neurosci. 2010 Jun;11(6):429-36.)”

Cervical cord adult cat 8 Cajal x10001

Médula espinal del gato adultox10001
Detalle de una de la preparaciones histológicas perteneciente a Sir Charles Sherrington

El futuro del proyecto de recuperación de material histórico

El Dr Richard E. Brown detalla los objetivos futuros del proyecto:“Hemos expandido nuestro proyecto sobre la recuperación de material histórico de dos maneras. Primero, hemos colgado seminarios sobre la historia de la neurociencia en la web. Estas son accesibles al público y se pueden ver en history.medsci.ox.ac.uk/seminars/

 En segundo lugar, hemos comenzado a hacer fotografías en tres dimensiones de instrumentos utilizados a lo largo de la historia de la neurociencia. Ahora estamos realizando la documentación de estos objetos history.medsci.ox.ac.uk/360objects/

“A lo largo del próximo año iremos añadiendo en la web más material de la historia de la neurociencia que se encuentra en Oxford y más seminarios. Esta web se integrará junto a otras webs con contenido de historia de las ciencias biomédicas”.

Médula espinalx40002

Médula espinalx40002
Detalle de una de las preparaciones histológicas pertenecientes a Sir Charles Sherrington

No sigas las huellas de los antiguos, busca lo que ellos buscaron

La cita del poeta japonés Matsuo Bashô (1644-1694) “No sigas las huellas de los antiguos, busca lo que ellos buscaron” ejemplifica bien la diferencia entre seguir a la autoridad de una disciplina o tomar ventaja de sus avances conceptuales y experimentales para abordar problemas.

Resulta realmente inspirador y emocionante ver, desde un microscopio virtual, las preparaciones sobre las que Sherrington hizo sus descubrimientos. Repasar la evidencia sobre la que se sustentan sus teorías y hallazgos, hace que su legado siga vivo.

Hemos heredado los frutos de más de un siglo de revolución en el conocimiento sobre el cerebro. Merece la pena conocer el pasado en neurociencia entender cuáles fueron los hallazgos, las metodologías y los planteamientos para abordar los problemas que tenemos hoy. El esfuerzo dedicado a distintas cuestiones científicas es intermitente, sujeto a modas y condicionada por la financiación invertida en cada época. Temas que hoy son marginales pueden guardar las claves para un avance fundamental.

Cada institución científica alberga material en los laboratorios y despachos que a fuerza de verlo cada día, pasa inadvertido. Material que posiblemente tenga un valor histórico que merezca la pena conservar y redescubrir.

Gracias a iniciativas de recuperación de material histórico como las del Dr Molnar y del Dr Brown, estos objetos no se perderán. Ojalá su ejemplo sirva para inspirar proyectos parecidos en el futuro.  

Alena Sim defendiendo su póster en el congreso de The British Neuroscience Association 2013

Alena Sim defendiendo su póster en el congreso de The British Neuroscience Association 2013

Agradecimientos

Querría agradecer y felicitar al equipo detrás del proyecto “The living History of neuroscience”. Al Dr Richard E. Brown por compartir su experiencia durante el desarrollo del proyecto, por su disposición, su entrega y entusiamo que son contagiosos. Al Dr Zoltan Molnar por compartir las fotografías que tomó personalmente de las preparaciones histológicas. A Alena Sim por su explicación detallada del proyecto en el congreso de British Neuroscience Association 2013. A Jon Mason por facilitar el acceso al contenido fotográfico de la web history.medsci.ox.ac.uk. Sin su colaboración este artículo no hubiera sido posible.

* Todas las imágenes que se publican en esta entrada o bien son de acceso al público o bien se han sido obtenidas con permiso de los autores de las mismas.

Referencias

 Molnar Z and Brown R.E. “Insights into the life and work of Sir Charles Sherrington” Nat Rev Neurosci 11, 2010

Pearce JM, “Sir Charles Scott Sherrington (1857-1952) and the synapse” J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2004 Apr;75 (4):544

Young JZ. “A visit to Sir Charles Sherrington” Med Hist.1975 Oct;19(4):393-5

From Nobel Lectures, Physiology or Medicine 1922-1941, Elsevier Publishing Company, Amsterdam, 1965

Seminario online impartido por el Dr Zoltan Molnar “Sherrington´s Box of Wonders”  de la página web: history.medsci.ox.ac.uk/seminars

 

 

 

 

 

 

 

Twitter

Radio SENC

Patrocinadores:

AdvertisementAdvertisementAdvertisementAdvertisement

European Journal of Neuroscience

AdvertisementAdvertisementAdvertisementAdvertisement