En busca del buen camino: place cells & grid cells

Por Maria Luz Montesinos. Universidad de Sevilla. El Premio Nobel en Fisiología (o Medicina) 2014 acaba de ser concedido a John O’Keefe (University College, London, UK) y, conjuntamente, a May-Britt Moser (Centre for Neural Computation, Trondheim, Norway) y Edvard I. Moser (Kavli Institute for Systems Neuroscience, Trondheim, Norway) “por el …

¡¡Comienza el concurso NeuroArte!!

NeuroArTE es un certamen de arte científico convocado por la Sociedad Española de Neurociencia (SENC) cuyo objetivo es promover el acercamiento de la la Neurociencia desde los científicos a los ciudadanos, mediante una visión artística y a través de las más variadas manifestaciones del arte: dibujo, pintura, fotografía, relato, poesía, …

¿HA DESCARRILADO EL TREN DE LA CIENCIA?

Juan Nàcher. Dpto de Biología Celular, Universitat de València.  Hace unas semanas cayeron en mis manos dos artículos, uno del Los Angeles Times y otro del The Economist, que, con dramáticos titulares, cuestionaban seriamente la eficacia del actual sistema de ciencia básica. Alertaban sobre el tremendo impacto económico que dicha …

Talking with the winners of the second prize in `Brain Awareness Video Contest´ of Society of Neuroscience

  Today, we have the opportunity to talk to Xavier Viñals and Africa Flores, winners of the second prize in “Brain Awareness Video Contest” of Society of Neuroscience. Their video is entitled “Sketch of a memory” and you can watch it here: www.youtube.com/watch?v=WZKs226B0G4&feature=youtu.be Xavier, Africa, How did you know about …

Recent Articles:

El 80 aniversario de Ramón y Cajal se celebra en la “Semana Cajal”

Autorretrato de Ramón y Cajal en su laboratorio

 

Todos los neurocientíficos españoles conocemos de sobra a Santiago Ramón y Cajal, uno de los primeros científicos en asentar las bases de la neurociencia moderna. Sin embargo, hay cientos de anécdotas y curiosidades alrededor de su persona que posiblemente no sepas: ¿te has fijado que en la mayoría de fotografías tiene el puño cerrado? Era para ocultar el disparador de su cámara a la hora de sacar la foto. ¿Sabías que realizó avances realmente importantes en el mundo de la fotografía de su época y que incluso llegó a escribir novelas de terror y ciencia-ficción?

Con motivo del 80 aniversario de su muerte, la Real Academia Nacional de Medicina y la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno han organizado la Semana Cajal. Durante esta semana podrás asistir a una lectura continuada de las obras de Cajal, ver la exposición del legado Cajal (que normalmente se halla cerrada al público y en la cual se encuentra el material de su laboratorio y muestras biológicas inéditas) y enterarte de todas las curiosidades acerca de la vida del célebre científico. El viernes, como acto final, hay preparado un ciclo de conferencias sobre Cajal y la neurociencia actual, en la que varios científicos hablarán de su campo de investigación y su relación con los antiguos descubrimientos de Cajal, entre los ponentes se encuentra Mara Dierssen, presidenta de la SENC.

No puedes perderte esta cita histórico-científica. Si estás por Madrid, pásate por el Instituto Nacional de Medicina durante esta semana y conoce a Cajal.

Mas información

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

En busca del buen camino: place cells & grid cells

octubre 16, 2014 Destacado No Comments

Por Maria Luz Montesinos. Universidad de Sevilla.

May-Britt Moser y Edvard Moser

El Premio Nobel en Fisiología (o Medicina) 2014 acaba de ser concedido a John O’Keefe (University College, London, UK) y, conjuntamente, a May-Britt Moser (Centre for Neural Computation, Trondheim, Norway) y Edvard I. Moser (Kavli Institute for Systems Neuroscience, Trondheim, Norway) “por el descubrimiento de las células que constituyen el sistema de posicionamiento en el cerebro”. Dichas células son las denominadas place cells y grid cells.

Las place cells se registraron por primera vez en ratas que podían moverse libremente, lo que permitió observar que ciertas neuronas del hipocampo se activaban cuando el animal estaba en posiciones concretas del terreno (O’Keefe & Dostrovsky, 1971). Por tanto, cada ambiente particular queda “mapeado” por la actividad de una combinación determinada de place cells.

Por otra parte, las grid cells se identificaron en la corteza entorrinal, vía principal de entrada de información al hipocampo. Estas neuronas mostraron tener un patrón de actividad aún más curioso, pues generan un “mapa hexagonal” del terreno, activándose cuando el animal se localiza en los vértices del mismo (Hafting et al., 2005). ¿Por qué un hexágono?  Probablemente por “economía”, pues el patrón hexagonal permite obtener la resolución espacial más alta con el menor número posible de grid cells. Así, este sistema permite “medir las distancias”, complementando el mapa espacial generado en el hipocampo.

¿Quieres saber más? ¡Haz click aquí!:

www.nature.com/news/neuroscience-brains-of-norway-1.16079

www.nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/2014/advanced-medicineprize2014.pdf

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

De la microscopía a la “nanoscopía”. Un avance fundamental para la neurociencia.

Por José Antonio Esteban. Centro de Biología Molecular Severo Ochoa-Madrid.

Dos de los recién anunciados Premios Nobel de este año tienen una clara relevancia para la comunidad neurocientífica. Por un lado, obviamente, celebramos el Premio Nobel de Medicina, que distingue este año a John O’Keefe, May-Britt Moser y Edvard Moser por sus investigaciones sobre los mecanismos neuronales que permiten codificar información espacial en el cerebro (place cells, grid cells). Por otro lado, el Premio Nobel de Química, aunque de índole más técnica, destaca a tres investigadores que nos han abierto las puertas a la visualización de procesos “submicroscópicos” (o nanoscópicos) en células vivas, utilizando técnicas de microscopía de fluorescencia. Los tres galardonados son William Moerner (Universidad de Stanford, California, EEUU), Eric Betzig (Janelia Research Campus, Virgina, EEUU) y Stefan Hell (Instituto Max Planck de Química Biofísica, Göttingen, Alemania).

Desde los trabajos de Camillo Golgi y Santiago Ramón y Cajal (también galardonados con el Premio Nobel de Medicina, en 1906), la microscopía ha sido una gran herramienta para la neurociencia, permitiéndonos explorar y escudriñar la estructura del sistema nervioso. Sin embargo, desde finales del siglo XIX, gracias al físico alemán Ernst Abbe, sabemos que la resolución de un microscopio no puede exceder el límite de difracción de la luz que utiliza. En un microscopio óptico habitual, esto supone que no podremos distinguir dos puntos individuales si están más próximos de unos 200-300 nanometros. Con el advenimiento de la biología molecular y celular en neurociencia, este límite ha resultado particularmente frustrante, ya que una gran riqueza biológica que sostiene el funcionamiento de las sinapsis se esconde precisamente debajo de esta barrera espacial. Por ejemplo, una espina dendrítica típica o un botón presináptico en el sistema nervioso central, tienen dimensiones del orden de 300-500 nm de diámetro. Multitud de estudios bioquímicos, genéticos, electrofisiológicos y de microscopía electrónica, nos sugieren la existencia de una compleja maquinaria interna en las sinapsis, que incluye múltiples compartimentos vesiculares de transporte de membrana, y sofisticadas estructuras de anclaje molecular y adhesión celular. Sin embargo, toda esta riqueza queda literalmente difuminada en una borrosa imagen cuando intentamos visualizarla, por ejemplo, con moléculas marcadas con GFP (por cierto, también objeto de otro premio Nobel de Química, en el año 2008). ¿Cómo consiguieron Moerner, Betzig y Hell superar esta barrera, y adentrarnos en la microscopía de super-resolución?

Es importante resaltar que la limitación de la microscopía óptica tradicional no se refiere a la detección objetos muy pequeños, sino a la capacidad de resolver (distinguir) objetos que se encuentran muy próximos. La genialidad de William Moerner y Eric Betzig consistió en desarrollar técnicas que permitieran detectar moléculas fluorescentes individuales una a una (o unas pocas de cada vez). La precisión en la localización de una molécula individual es muy alta en un buen microscopio óptico, y se acerca a los 20 nm. Por tanto, si podemos visualizar sólo una pequeña fracción de las moléculas (de forma que estocásticamente no aparezcan muy juntas) podremos posicionarlas con gran precisión. Si a continuación borramos (o apagamos) estas moléculas fluorescentes e iluminamos (o encendemos) otro conjunto de moléculas, y repetimos este proceso múltiples veces, conseguiremos reconstruir una imagen completa de alta resolución (tan alta como nuestra precisión en la localización). Esto fue precisamente lo que consiguieron poner en práctica Moerner and Betzig, por medio de moléculas fotoactivables o fotoconvertibles, que pueden encenderse o apagarse (o cambiar de color) cuando son iluminadas con luz de una longitud de onda determinada. Esta técnica, bautizada con múltiples acrónimos (PALM: photo-activated localization microscopy, STORM: stochastic optical reconstruction microscopy) es conceptualmente sencilla, y probablemente al alcance de múltiples laboratorios, aunque requiere un sistema de detección de gran sensibilidad y buena relación señal-ruido, así como un procesamiento de imágenes sofisticado para la localización e integración de una gran densidad de puntos. Una limitación de estas técnicas es quizá su baja resolución temporal, ya que están basadas en un proceso iterativo de visualización de sólo una pequeña fracción de los fluoróforos, hasta conseguir reconstruir una imagen completa. Sin embargo, esta técnica ostenta el record de resolución espacial hasta el momento (10-20 nm en el plano xy), y continuamente se avanza en su resolución temporal, con nuevos fluoróforos y algoritmos de procesamiento de imágenes.

De forma independiente, y unos diez años antes del desarrollo de las técnicas de PALM/STORM, Stefan Hell ya había conseguido romper el límite de resolución de la microscopía óptica utilizando una estrategia completamente distinta. En este, caso los fluoróforos se iluminan (excitan) de la forma habitual, es decir, en conjunto. Por tanto, cada haz de luz produce fluorescencia en el punto al que se dirige, más el halo de difracción que se genera a su alrededor. La innovación consiste en eliminar la fluorescencia de este halo utilizando un segundo haz de luz de una longitud de onda mayor, que apaga (“des-excita”) los fluoróforos del halo, pero preservando un pequeño foco en su interior. El tamaño de este foco puede hacerse arbitrariamente pequeño, aunque por consideraciones prácticas (alta intensidad de luz requerida y daño de la muestra biológica), se restringe habitualmente a 30-50 nm. Los fundamentos físicos de esta técnica, conocida como STED (stimulated emission-depletion), pertenecen a la óptica cuántica y son demasiado prolijos para esta pequeña nota (¡y para este pobre neurobiólogo!). Sin embargo, como reflexionaba el propio Stefan Hell, hubiera sido sorprendente que con todo lo ocurrido en física durante el siglo XX no se hubiera encontrado algún fenómeno que nos permitiera superar la barrera de difracción. A efectos prácticos para la investigación en neurociencia, la resolución temporal de STED es mejor que la de PALM/STORM, ya que se visualiza la muestra en su conjunto en tiempo real. Sin embrago, STED requiere una configuración óptica más sofisticada, y su resolución espacial en muestras biológicas aún no ha llegado al nivel de PALM/STORM (aun suponiendo un notable avance respecto a la microscopía de fluorescencia convencional).

Debido a su reciente creación y sofisticación tecnológica, todavía no son muy numerosos los grupos de investigación en neurociencia que emplean técnicas de microscopía de super-resolución (o nanoscopía). Sin embargo, estos estudios ya están revelándonos con increíble detalle la arquitectura molecular y el dinamismo de entidades fundamentales para la biología sináptica, como las vesículas de neurotransmisor en el proceso de fusión y reciclamiento en el interior de un terminal presináptico (Westphal et al., Science 2008), o el intricado citoesqueleto de actina en continua transformación dentro de las espinas dendríticas (Frost et al., Neuron 2010). Los trabajos iniciales de prueba de concepto utilizando estas técnicas en material neurobiológico ya están claramente establecidos. A partir de ahora, podremos adentrarnos en los procesos más básicos y más íntimos que son la base de la comunicación sináptica y el funcionamiento de los circuitos neuronales en el cerebro. Sin duda nos esperan tiempos apasionantes para la neurociencia celular y molecular. ¡Tomen nota los jóvenes neurocientíficos!


VN:D [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Crónica V Jornadas Olfativas (ROE)

Por Emilio Tejera Puente, Instituto Cajal-CSIC-Madrid

La Franca, Asturias, 2014

Todo comienza con un olor… o al menos algo muy parecido nos comentó el Dr. Josep de Haro al presentar su libro acerca del desarrollo neurosensorial en el feto. Aunque quizás no debiéramos retrotraernos tanto al pasado. Quizás baste con empezar con los primeros aromas captados al llegar a Asturias, a eucalipto y a lavanda, a prado y a montaña, para luego embriagarnos con la brisa salada procedente del mar… Quizás, si aguzamos un poco la nariz, podremos captar, conforme nos acercamos a La Franca, el agreste olor de la pólvora que en 1948 emplearon para emboscar y capturar en esta playa a guerrilleros disidentes o, incluso, si nos adentramos más lejos en el tiempo, captemos la fragancia de las especias que se intercambiaban de manera ilegal en este apartado rincón del globo unos cuantos siglos antes, para evitar de esta manera pagar impuestos en los puertos cercanos. Puede tal vez, que en los tiempos antiguos, cuando ni siquiera los seres humanos husmeaban por allí, algo de ámbar gris arribara a estas costas y, en la soledad de su superficie, nada ni nadie lo oliera… Lo cierto es que la playa invita, cercada entre rocas y cuevas, salvaguardada del mundo exterior, a considerarnos seres que han quedado aislados del mundo, dentro de un lugar idílico. Un paraíso, que nosotros vamos a tener el privilegio durante unos cuantos días de ocupar.

Empieza la ROE. Y lo primero de todo, con comida. ¡Demasiada comida!¡Que esto es Asturias, pardiez! Tanto que no sabemos si pedir más porque todo está de vicio, o desear que no nos traigan ningún plato nuevo, no sea que tengamos que rechazarlo porque nuestros sentidos -y nuestros estómagos- ya no dan más de sí. Y nada más terminar la comida, una charla procedente nada menos de la presidencia de la SENC explicando que las alimentaciones demasiado calóricas descolocan a los ratones y les alteran sus biorritmos. ¡A buenas horas nos llega el aviso!, lamentamos pesarosos después de tres platos y un postre. Pero no pasa nada, podemos seguir adelante porque las charlas se presentan interesantes y variaditas: desde ratones que despliegan su valentía ante olores adversos hasta seres humanos cuya personalidad puede estar en parte determinada por el olfato, pasando por metodologías relacionadas con la electrofisiología, el trasplante de médula ósea y el estudio del desarrollo cerebral en ratones. Primera sesión concluida, y nuestros asistentes aprovechan para contemplar con más calma la suave marea acariciando los granos de arena, las gaviotas que sobrevuelan con majestuosidad la superficie de un siempre traicionero (pero hoy afortunadamente tranquilo) mar Cantábrico, y también algún bañista osado que se atreve a desafiar el clima asturiano y a meter los pies o incluso todo su cuerpo dentro del agua. Bien se sabe que para olores, o para sensación térmica, cada cual tiene distintos umbrales.

Al día siguiente, a pesar de las advertencias previas, volvemos a caer en la tentación con un opíparo desayuno. Con el más o menos advertido soniquete del hilo musical en nuestros oídos, nuestro cerebro está empeñado en discutir acerca de las relaciones del olfato con entidades tan diversas como el sistema inmunológico, la sinapsis y distintos patrones de conexión entre componentes del cerebro, la enfermedad de Parkinson, las funciones de la mosca Drosophila, o incluso como destino de aplicaciones tan novedosas como el uso del grafeno. A lo largo de la mañana y de la tarde, descubrimos que el amor de las ovejas por sus corderitos se basa en reconocimientos olfativos; que las ratonas, para esto, son mucho menos discriminativas pero que es un golpe de olfato lo que les lleva a reconocer a los machos como enemigos, en una nueva versión del binomio sexo-violencia; que el hecho de emparejarse influye en la generación de neuronas en el bulbo olfatorio, una parte del cerebro en la cual nos adentramos también a partir de la distribución clonal de sus células, o de alteraciones producidas por influencia del olfato en su actividad eléctrica. Finalmente, dimos un repaso general a la aplicación de estudios comportamentales en el terreno olfatorio, antes de que el presidente de la IBRO nos comentara las interesantes posibilidades que esta organización ofrece para el estudio de todos estos aspectos, gracias a un sustancioso apoyo económico en forma de diversos programas y becas, y de que mantuviéramos un apasionante y apasionado debate acerca de las publicaciones Open Access y las llamadas revistas “de lujo” en el ámbito de la ciencia. Llega la noche y sentimos que nos quedan pocas horas: algunos aprovechan para socializar no tanto en el terreno olfativo como en el de la palabra, mientras unos pocos se animan a explorar nuevas fronteras saliendo de La Franca y marchando en dirección a Llanes. Queda ya poco tiempo para disfrutar de Asturias.

Pero no sin antes, al día siguiente, asistir a una sugestiva charla sobre el mundo del perfume que podría haber firmado Patrick Süskind y que nos dejó con dudas acerca de por qué pagamos dinero por oler de una determinada manera. Vimos entrar en acción, en el mundo del olfato, a actores que aún no habíamos contemplado, como las células NG2 y las chaperonas, y reincidimos en los cambios de comportamiento de las ratonas inducidos por la maternidad o por una curiosa hormona, de ecos “austenianos”, gracias a la cual podemos conseguir que una ratona hembra se enamore de un plátano. Y llega la hora de despedirse de Asturias, de La Franca y, después de tanta comida, de ponerse a hacer dieta: pero tal vez haya uno o dos aromas de estos tres días que, de nuestras narices, ya no se van a escapar.

VN:D [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

La búsqueda de un trabajo en neurociencias en el Espacio Europeo de Investigación

marzo 3, 2014 Destacado No Comments

La búsqueda de un trabajo en neurociencias en el Espacio Europeo de Investigación

 

La libre circulación de los trabajadores es una de las cuatro libertades fundamentales en que se basa el mercado único europeo. En el caso particular de los investigadores, cuya formación suele requerir movilidad territorial, la eliminación del visado de trabajo ha creado unas ventajas profesionales y personales incuestionables, permitiendo a los más jóvenes labrarse un futuro mejor buscando oportunidades en otros países. Sin embargo, en la actual situación de crisis económica y científica que está sufriendo España, la movilidad profesional que muchos jóvenes veían como posibilidad, se está convirtiendo en la única opción para dar continuidad a su carrera.

¿A dónde se van nuestros investigadores jóvenes a trabajar? Lamentablemente, nuestras instituciones no se han planteado aún esta pregunta, quizá por falta de interés o de herramientas para responderla. ¿A dónde se están yendo nuestros neurocientíficos?… Vamos a intentar averiguarlo. Para intentar encontrar una respuesta, hicimos lo que muchos jóvenes neurocientíficos hacen diariamente: buscar ofertas de trabajo en las distintas webs que ofertan contratos para doctores en el campo de la neurociencia. Y esto es lo que encontramos:

Non-faculty open positions

SENC

FENS

NeuroJobs

Euraxess

Science

TOTAL

Caribbean

1

1

United Arab Emirates

1

1

Slovakia

1

1

Hungary

1

1

India

1

1

Japan

1

1

Mexico

1

1

New Zealand

1

1

Finland

1

1

2

Australia

1

1

2

Poland

2

2

Singapore

3

3

Greece

4

4

Luxembourg

1

3

4

Denmark

2

2

4

Norway

2

2

4

Ireland

1

4

5

Turkey

5

5

Israel

4

2

6

Portugal

4

3

7

Canada

5

1

1

7

China

2

6

8

Austria

7

2

9

Spain

1

3

6

10

Switzerland

11

2

13

Holland

7

2

8

17

Belgium

9

9

18

Sweden

1

9

8

3

21

Italy

1

14

28

43

Great Britain

1

19

2

29

51

France

1

41

21

2

65

Germany

2

70

2

42

116

USA

21

96

13

130

Esta tabla muestra las ofertas postdoctorales en neurociencia ofertadas en un mismo día en SENC, FENS, Society for Neuroscience, Science Careers y Euraxess (incluyendo Naturejobs). En rojo aparecen los países que pertenecen a la UE. Algunas de las ofertas estaban presentes en más de uno de los buscadores, por lo que hay que tomar estos datos como meramente orientativos y sin ningún rigor estadístico.

1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo primero que salta a la vista es la disparidad de ofertas que ofrecen las distintas fuentes. Claramente, las diferentes sociedades, revistas e iniciativas institucionales manejan diferente información. No hay que olvidar que algunos de estos grupos cobran dinero por la publicación de anuncios de trabajo. Sin necesidad de un mayor análisis, resulta evidente que sería tremendamente útil la coordinación de una única web a nivel internacional que aglutinara todas las ofertas que actualmente se encuentran dispersas. En este sentido, Euraxess de la Comisión Europea sí ofrece la posibilidad de incluir en los criterios de búsqueda bases de datos externas, como la de Nature Publishing Group. También existe disparidad en cuanto a los niveles de experiencia que se pueden utilizar en las búsquedas. La Society for Neuroscience, por ejemplo, solo separa tres grupos en sus filtros de búsqueda: Entry level, Experienced e Internship; mientras que las opciones de la Comisión Europea son First Stage, Recognised, Established y Leading. A su vez, la FENS ofrece opciones de busqueda de Groups Leader, Postdoctoral position, Professor y Technician.

Sin embargo, lo que probablemente más llama la atención es el desequilibrio desproporcionado entre los puestos ofertados por los distintos países. El total de contratos postdoctorales para neurocientíficos ofertados entre EE.UU. y Alemania casi iguala al del resto de los países sumados. Además, el 75% de las ofertas las aglutinan tan solo seis países.

Dentro de los países de la UE que más contratos ofertan destacan Alemania (31%), Francia (17%), Inglaterra (13%) e Italia (11%). De los 28 países que conforman la UE, 18 ofertaban algún puesto. Casi el 75% del total de ofertas correspondía a tan solo cuatro países europeos. Resulta interesante el hecho de que países con una inversión en I+D muy dispar, anuncian un número similar de ofertas de trabajo, lo que sugiere que canalizan la difusión de nuevos puestos de trabajo de forma diferente. El 3% del total de contratos postdoctorales de la UE se ofertaban en laboratorios españoles, aunque algunas de las ofertas correspondían a grupos que han anunciado recientemente su traslado a otro país.

Todos estos datos pueden tener múltiples lecturas y requerirían un análisis más exhaustivo. Sin embargo, lo que queda patente es la diferencia de oportunidades que los distintos países de la UE ofrecen a los neurocientíficos más jóvenes.

2

 

En el año 2000 se creó el Espacio Europeo de Investigación, cuyo objetivo era establecer una zona de investigación sin fronteras. Su creación se basó en la idea de que la investigación y el desarrollo tecnológico progresan gracias al intercambio de investigadores, información y resultados científicos que circulan de un país a otro.

¿Hemos conseguido ese intercambio de neurocientíficos? ¿Hemos llegado a un Espacio Europeo de Investigación en neurociencias?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Nuevo programa de Neurociencia y Literatura

marzo 3, 2014 Destacado 1 Comment

CIENCIUDADANÍA es un proyecto de divulgación científica desarrollado por OMC Radio que utiliza las herramientas radiofónicas para dar voz a los investigadores y a la ciudadanía en un proceso de transferencia horizontal del conocimiento biomédico. Como radio comunitaria, OMC Radio, además, organiza y realiza diferentes talleres de educación y participación ciudadana, utilizando las diferentes herramientas radiofónicas para el desarrollo y la expresión de ideas y acciones de interés social y educativo en distintos espacios comunitarios.

Escucha Neurizontes 1: La ficción del recuerdo. Neurobiología de la memoria: cienciudadania.blogspot.com.es/

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

¿Es misógina la ciencia?

El pasado día 13 de Diciembre se publicó en el periódico el Mundo un artículo en el que se describía la desigualdad entre mujeres y hombres en el mundo de la ciencia (ver en: www.elmundo.es/salud/2013/12/13/52a8ba6b61fd3d672c8b457a.html). Según las publicaciones científicas a las que se refería este artículo (y otras que hemos encontrado: ver al final del post) los datos son claros; existe una desigualdad significativa entre hombres y mujeres durante la carrera investigadora (ver al final del post).
Hemos querido preguntar su opinión a algunos de nuestros/as neurocientíficos/as:
1. ¿Como autor/a principal crees que tienes más o menos posibilidades de ser citado/a en una publicación científica de impacto?
Dra. Montesinos-. No creo que el sexo de los autores influya a la hora de citar una publicación. De hecho, ni me lo había planteado.
Dr. Martínez-. No. No creo que hoy en día el género del autor/es de las contribuciones científicas tiene influencia en que se cite el trabajo o no.
Dra. Dierssen-. Aunque en principio no debería ser así, los datos de trabajos científicos (por ejemplo Larivière et al Nature 2013) demuestran los trabajos liderados por mujeres son mucho menos citados por sus colegas. Existen diferentes trabajos que muestran que los hombres publican más trabajos, en promedio, que las mujeres (West et al PlosONE, 2013), la diferencia depende de las áreas de investigación. Las mujeres tienen menos probabilidades de participar en colaboraciones que conduzcan a la publicación y son mucho menos propensas a ser catalogadas como el primero o el último autor en un artículo de investigación en revistas indexadas (West et al PlosONE, 2013).
Dr. De Castro-. Sinceramente, creo que las mismas posibilidades. No creo que nadie mire si el primer autor o el autor principal es hombre o mujer para citarlo más o mejor, o peor. Me temo que hay demasiadas publicaciones que leer, muchas veces es difícil hasta recordar el nombre del autor principal, como para buscar esos detalles. Hay algunos artículos bibliométricos que apuntan a que sí ocurre que los artículos donde el autor principal es una mujer, se citan menos que aquellos en los que lo es un hombre. Veo tan difícil medir el alcance de estos estudios (tentado estoy de diseñar yo cómo poder medirlo, pero… que lo haga quien sepa, no yo). Y, desde luego, si alguien comete un sesgo de este estilo, malo: será que se fija más en “quién hace la Ciencia” que en lo “que dice la Ciencia”. Y entonces el sistema debería quizá plantearse si no sería mejor no contar con sus servicios…

2. En tu campo, ¿crees que a la hora de pedir proyectos estas más o menos favorecido/a por el hecho de ser hombre o mujer? ¿Crees que los hombres reciben más financiación?
Dra. Montesinos-. Según la convocatoria, puedo llegar a estar más favorecida. Por ejemplo, los Proyectos de Excelencia de la Junta de Andalucía tienen en cuenta el sexo del investigador principal (a favor del femenino). También existen convocatorias dirigidas exclusivamente a mujeres, como la de la Fundación L’Oreal (aunque quizás esto sea excepcional). En cuanto a las convocatorias de proyectos que no especifican nada al respecto, nunca me he sentido discriminada por razón de sexo. Tampoco tengo la percepción de obtener menor financiación en comparación con mis colegas masculinos.
Dr. Martínez-. No creo que se favorezca de forma directa a los hombres con respecto a las mujeres. Ahora bien, la situación frecuente es que las mujeres, sobre todo jóvenes, tengan un CV en el que se hace sentir su período de maternidad/es, y suele ser inferior al de los hombres con similar historial de formación. Así y de forma indirecta, si se favorece al hombre a la hora de aplicar los mismos varemos de puntuación de los méritos.
Lo mismo con relación a la financiación, no creo que de forma directa se sesgue la asignación de recursos en relación al género.
Dra. Dierssen-. De hecho de nuevo los datos objetivos son diferentes a las percepciones subjetivas en este terreno. A pesar de que ha habido políticas específicas para evitar el sesgo por género, y de hecho en la normativa europea de muchas convocatorias está el considerar este factor (como medida de corrección del sesgo de género que existe en ciencia y que se ha mantenido, o incluso ha empeorado, a lo largo de los años), las mujeres publican significativamente menos en áreas en las que la investigación requiere financiación más elevada (Duch et el, PlosONE 2012), como la física de alta energía, y ello se ha relacionado con las políticas y procedimientos en materia de financiación (reportado para el NIH por Ley y Hamilton, Science, 2008). En Europa, si analizamos los datos de éxito por género en la convocatoria de ERC de proyectos financiados a instituciones españolas (que no siempre son liderados por investigadores de nacionalidad española), tenemos que desde 2008 al 2014 en la convocatoria de “starting grants” solamente contabilizamos un 27% de proyectos concedidos a mujeres y en los “advanced grants”, el número es aún más bajo, llegando solamente a un 12%.
Dr. De Castro-.Creo que en mi campo se juzga la propuesta y, al menos hasta donde yo he podido deducir (no he estado en paneles de decisión final, hasta ahora), no he visto que una IP vaya a recibir menos dinero que un IP. Hay algunas convocatorias que son exclusivamente para mujeres investigadoras y hay otras en las que se prima el hecho del que el IP sea una mujer o que en la composición haya una adecuada distribución por sexos en la composición de un grupo de investigación. Sobre esto último, es curioso cómo en la mayoría de las convocatorias que he topado, si nos atenemos a la letra de la misma, deberían salir perjudicados grupos en los que haya, por ejemplo, siete mujeres y sólo dos hombres. Y… rara vez hay más hombres que mujeres en un grupo de investigación español, hoy en día. Además, en pocos casos se sopesa cuál es la distribución por sexos de los diversos componentes del grupo (doctores, predocs, técnicos), lo cual siempre me ha chocado. Hago un repaso mental y hay compañeras mías con proyectos mejor financiados que los míos, pero… es simplemente porque su carrera científica es más brillante y su propuesta, seguramente, también lo es. Sigo repasando y veo casos en los que ocurre al revés, en que mi proyecto está mejor financiado y… tampoco veo que sea porque ellas sean mujeres. No: no creo que haya problemas en este sentido en España. Si hay diferencias, éstas no reflejan nada más que conforme se asciende en la pirámide de responsabilidad profesional, disminuye el porcentaje de mujeres: el de licenciadas es mayor que el de doctoras, éste mayor que el de investigadoras en activo y éste mayor que el de IP mujeres.
Respecto a otros países, en 2013 estuve en un comité de uno de los países más potentes de la UE (el más, quizá), que era una convocatoria millonaria específicamente para que mujeres se consolidasen como IPs independientes. En ese panel estábamos hombres y mujeres y sí, discutimos sobre el hecho de la existencia de una convocatoria así, pero estaba claro que los problemas de las mujeres para ascender en Ciencia no estaban ligados a este tipo de problemas, si no a los inherentes a otros aspectos que creo que trataremos más adelante.

3. Según un estudio, a pesar de que el 45% de los estudiantes de doctorado son mujeres sólo un tercio llegan a ser investigadores/as ¿A qué crees que se debe esto? ¿En tu opinión, podría deberse a algún tipo de discriminación?
Dra. Montesinos-. De nuevo, no creo que haya discriminación en general. Por supuesto que existen casos. Uno de los temas sensibles está relacionado con la propia fisiología humana, y es el embarazo. Creo que puedo contar una “anécdota” muy ilustrativa al respecto: hace algo más de un año se incorporó a mi laboratorio una investigadora postdoctoral embarazada en aquel momento de unos 6 meses. Pues bien, recibí comentarios del estilo “¿cómo se te ocurre contratar a una embarazada?”, tanto de colegas masculinos como (más sorprendente) femeninos. Pero aparte de este problema concreto (que desgraciadamente ocurre en todos los ámbitos laborales, no sólo en el científico), creo que la menor representación de las mujeres en la investigación se debe a otras cuestiones, y no a una posible discriminación.
Dr. Martínez-. Creo que se debe a que la mujer elige libremente otras prioridades, que en el mejor de los casos le retrasan algo la evolución de su carrera. Mi diagnóstico de la causa es un sacrificio elegido por la mujer.
No creo que haya discriminación en este aspecto. Al menos los profesores estamos viendo como las aulas están llenas de mujeres y somos testigos de sus capacidades.
Dra. Dierssen-. A pesar de toda una serie de estrategias y políticas dirigidas a reducir las diferencias por género, la realidad es que en los últimos diez años prácticamente no hemos avanzado nada en lo que se refiere a la representación femenina en posiciones de liderazgo científico. Seguimos teniendo muchas jóvenes (aunque no en todas las carreras, ya que, por ejemplo algunas ingenierías o matemáticas siguen siendo mayoritariamente masculinas) en estadios tempranos de la carrera pero muy pocas directoras de programas, o de centros. Esto no se ve únicamente en nuestro país. El número de contratos de científicos o ingenieros sigue siendo el doble en países como EEUU (www.nature.com/news/inequality-quantified-mind-the-gender-gap-1.12550) y en España, a pesar de que el personal femenino en centros de investigación en biomedicina excede al masculino, los varones son los que mayoritariamente ocupan puestos de liderazgo. No solamente esto, sino que aunque la diferencia es menor en ciencia que en otros campos, sigue existiendo una notable diferencia de salario a favor de los varones, que incluso en el sistema público es notable ya que los incentivos o otros acuerdos (asesorías, contratos con empresas etc.) son más numerosos y están mejor pagados en el caso de los varones. Por desgracia, de nuevo los datos hablan (Shen H, Nature 2013).
Dr. De Castro-. Independientemente de que pueda haber lugares en los que haya una discriminación clara, que los habrá, sí creo que hay una circunstancia que puede explicar ese dato: aunque todas esas mujeres que empiezan sus estudios de doctorado puedan/quieran/decidan posponer otras decisiones de tipo personal (básicamente, tener hijos), llega un determinado momento (al final de ese doctorado, tras un periodo de postdoc) en el que una gran mayoría de esas ya doctoras se embarcan en proyectos personales y familiares que, de alguna forma, obligan a levantar el pie del acelerador… Para muchas, esa parada es definitiva, y tras la misma, abandonan la investigación por otro tipo de trabajo que sea, de alguna forma, más compatible con sus tareas como madre. Creo que eso lo hemos experimentado todos y podríamos poner multitud de ejemplos. También de lo contrario: gente que ha podido compatibilizar ambas facetas, que no son excluyentes. Yo he visto, por ejemplo, en Francia cómo casi todas las estudiantes de doctorado tenían su primer hijo durante ese periodo (de media, 5-7 años antes que sus coetáneas españolas, mis compañeras de tesis). Francia no está lejos y una serie de ayudas a la maternidad y/o familia facilitan ese tipo de equilibrio. En países como España compatibilizar ambas cosas de forma efectiva es muy complicado: me atrevería a decir que una heroicidad…
El progreso de la Ciencia y de la técnica, vertiginoso (e in crescendo) complica la cosa de forma definitiva: tras un periodo apartado, ponerse al día científico-tecnológicamente es muy complicado, y muchas veces, sin esa actualización, los proyectos se ven afectados gravemente. Recuerdo una profesora mía que, tras ocho años de parada para tener a sus hijos y educarlos, reemprendió una exitosa carrera científica, muy productiva hasta su jubilación: aquello era en Francia y su marido también era un investigador científico. Ella misma nos decía que su parón materno-familiar ocurrió cuando la ciencia avanzaba de una forma más lenta, más concienzuda, donde los cambios tecnológicos eran menores, de forma que ella misma pensaba que hacer algo así en los albores del siglo XX hubiera sido imposible. Imposible, no sé, pero desde luego, quien no quiera ver el sobre-esfuerzo, la sobrecarga que conlleva (a todos, pero especialmente a las mujeres) el poder formar una familia y mantener el nivel (o la progresión) en una carrera investigadora, es evidente.
De ahí que todas las medidas que se puedan articular para evitar la “huida” de las mujeres de la investigación tras doctorarse, son tan necesarias, desde mi punto de vista. Eso, por parte del sistema de I+D+i nacional y, por supuesto, de las diversas instituciones internacionales.
Otras cuestiones pueden, indirectamente, estar influyendo en esto, también. La primera es el diseño de nuestra sociedad, y quiero fijarme en la sociedad española: la investigación es una heroicidad per sé, no es una actividad reconocida por el propio sistema, ni por el establishment, y, de alguna forma, parece que los científicos deberíamos hacerlo todo por amor al arte, estar inclusive agradecidos por hacer algo que nos gusta, ser ricos o… de todo un poco… De ahí que, si son muchos los que dejan la investigación tras unos años, cuando se es mujer el caso sea especialmente dramático: aunque cuando diga a cualquiera que ella se dedica a la investigación, casi todo el mundo le diga que qué bonito, que qué suerte, que qué fascinante, cuando su marido y ella se planteen que la guardería de un hijo puede costarle la mitad (a veces más) de su salario como investigador, es muy fácil que éste le diga que “para eso, quédate en casa” o la induzca a buscar otro trabajo que, de acuerdo con el grado de cualificación y competencia alcanzado, le reporte un mayor beneficio de orden directamente económico o de la razón salario/tiempo libre/beneficios indirectos. No digo que no pueda pasar lo opuesto, cuando el científico es él y la mujer es la que tiene otro empleo, digamos, “más habitual”: seguro que también pasa, pero en grado menor que el opuesto… o el concurrente, cuando ambos en la pareja se dediquen a la investigación científica. Obviamente, en aquellos sistemas nacionales en los que la I+D+i es verdaderamente importante, donde los diseños son mucho más elaborados que en España, donde el nivel de exigencia es mayor y las remuneraciones acordes, quizás lo importante en esa pareja será “quien llegue a serlo”, porque el grado de recompensa laboral y social sólo lo puede alcanzar el más preparado y más productivo, no “el que esté”, “el que toque” o “el que más resista o no sepa/quiera hacer algo más”. Veo cómo en Gran Bretaña, algunas investigadoras que conozco (y no forzosamente investigadoras top todas ellas), al haber desarrollado una buena carrera investigadora, acaba siendo la persona que tiene mejor empleo y, de alguna forma, aquella alrededor de la que se articula la familia. Quizá eso tenga que ver también con la educación, en general, y que eso pasase en Gran Bretaña más fácilmente que lo que podría ocurrir en España, pero no podemos hacer el experimento: las observaciones las tenemos que hacer con los mimbres que tenemos a mano. De hecho, la sensación que tengo es que en Francia, quizás, la presión para una investigadora y, desde luego, para una IP creo que quizá sea mayor que aquí: al menos esa es la sensación que he tenido, trabajando en los dos sistemas muchos años ya. A manera de apunte, añadiré que, hasta la fecha, he tenido diez estudiantes de doctorado conmigo: nueve mujeres y un solo hombre. Seis de ellos han defendido su tesis doctoral conmigo, finalmente, y dos más (chicas) las han defendido en otros laboratorios. Dos más están actualmente en curso (chicas, también). De los seis que han defendido su tesis bajo mi dirección, cinco trabajan como postdocs (dos en el extranjero, otra en un potente instituto español, otras dos en mi grupo) y sólo una persona está apartada de la investigación, aunque sea momentáneamente y… sí, es una mujer. Si me pregunta alguien cuántas de esas seis personas (ocho, con las dos chicas a las que estoy dirigiendo su tesis ahora) son válidas para trabajar en investigación, diría que casi todas (no todas); si lo que se me pregunta es cuántas no quieren ser IPs (porque me lo han dicho) o no considero que pudieran serlo de forma fructífera, diría que seis de ocho; y los que sí querrían llevar una carrera investigadora potente, sin ponerle puertas al campo, diría que sólo dos de esos ocho doctores y… sí, el único doctor está entre esos dos… Pero vamos, en mi vida me he equivocado muchas veces y lo que escribo hoy, 16 de enero de 2014, no tiene por qué no ser otra equivocación más… eso sí, espero que para bien.
La otra causa es del sistema científico en sí mismo, de la forma en la que tiene la Ciencia de avanzar hoy en día, cómo está diseñada. Al descansar toda evaluación objetiva en criterios de productividad groseros (número de publicaciones, índice de impacto, etc.), quizá porque no haya otro modo, existe una gran presión sobre los investigadores. Casi nadie podría permitirse el lujo de emplear cinco o seis años de estancia postdoctoral, por ejemplo, sin publicar nada para, de la forma que sea, completar su formación y dar un salto cualitativo hacia adelante que pudiese abrir un nuevo campo o transformar decisivamente el existente: ese doctor perdería comba en la obtención de becas, contratos, etc., y no digamos cómo se vería ante una agencia de evaluación a la que quiere presentar una propuesta… Ese diseño, que casi nunca entra en la máxima finura del análisis y de la selección entre candidatos a un puesto o entre propuestas concurrentes a una misma convocatoria, obliga a publicar mucho, publicar en revistas de alto impacto, hacerlo sin descanso, sin periodos de vacío… Y chocamos con lo expuesto más arriba… En este sentido, sin quererlo, quizás, el diseño se torna “misógino” (aunque creo que el término está mal utilizado en este cuestionario; es más, casi nadie sabe cuál es el significado real de “misógino” y “misoginia” y animo a indagar en fuentes doctas sobre el término a quien le pueda interesar esta disquisición).
Sin embargo, quisiera llamar la atención sobre mi experiencia personal al respecto de algo: ¿le interesaría al lector la cantidad de veces que en mi institución me han endilgado alguna tarea, de mayor o menos calado, con la muletilla de “tú que estás soltero y puedes…”? Han sido muchas. Eso sí, curiosamente, siempre han supuesto tareas con carga de trabajo sobreañadida… y sin recompensa económica: para aquellas pocas cosas en las que había un estipendio de por medio, por módico que fuera, esa muletilla o similares nunca se han esgrimido en la disputa por quedar encargado de ese cometido, disputa que, por lo general, se ha tornado fiera…
4. ¿Cuáles crees que podrían ser las causas de la menor representación de mujeres en el mundo científico? ¿Esto es así en tu especialidad?
Dra. Montesinos-. Mi opinión es que las mujeres abandonan la carrera científica en mayor proporción que los hombres, por diversos factores más relacionados con decisiones de tipo personal. Tengo la impresión de que el número de mujeres que hacen la tesis doctoral es igual o mayor que el de hombres. Pero luego muchas mujeres van abandonando, frecuentemente por motivos de familia o pareja que pueden pesar más en un momento determinado de la vida. Por ejemplo, tengo muchos amigos que se fueron de postdoc o decidieron establecer su laboratorio en tal o cual sitio, y sus parejas le siguieron, aun no dedicándose a la ciencia. Sólo recuerdo a una amiga con pareja no científica que “consiguió llevárselo” a USA. Todavía nos preguntamos cómo lo hizo…
Si estas diferencias entre hombres y mujeres son culturales, hormonales o dependen de nuestros diferentes circuitos neuronales está por ver, pero sinceramente creo que la ciencia es probablemente el menos misógino de los posibles escenarios laborales.
Dr. Martínez-. Me mantengo en lo expuesto. Las causas son derivadas del carácter femenino y sus prioridades. Tendríamos que ver si hay diferencias claras cuando el colectivo femenino se encuadra en las mujeres solteras y/o sin hijos. Imagino que al equilibrar el tiempo y la intensidad de dedicación al trabajo científico los resultados serán iguales, si no mejores!!
El único aspecto discriminativo que encuentro es también de índole personal, y es que los hombres no asumimos parte este coste, como podría ser el desarrollo de mecanismos que equilibren este aspecto y, lo que me parece más importante, compensando con mayor dedicación a la familia.
Dra. Dierssen-. Nos enfrentamos a un problema en el que confluyen diferentes factores: por un lado, como se ha comentado, factores personales. Diferentes estudios atribuyen en parte el bajo número de mujeres en ciencia al impacto de esta profesión en la vida familiar (hijos, movilidad etc. (ver Van Ander 2004, por ejemplo), lo cual tiene una influencia negativa desproporcionada en la incorporación de las mujeres en la ciencia de excelencia, el liderazgo o la política científica. Sin embargo, cuando se analiza cómo los hombres y las mujeres científicos en diferentes momentos de su carrera, valoran el impacto de la ciencia en la vida familiar, se demuestran que éste no es sólo problema de la mujer sino que tener menos hijos de los deseados produce mayor insatisfacción en los hombres que en las mujeres y ésta está relacionada con la satisfacción con la carrera científica. De hecho, a diferencia de lo que sucedía hace unos años, los factores familiares impiden a jóvenes científicos con talento de ambos sexos continuar con su carrera investigadora (ver Howard Ecklund y Lincon, 2011). Por otra parte hay una serie de sesgos no conscientes, por ejemplo a la hora de escribir los anuncios de posiciones en laboratorios o a la hora de seleccionar candidatos. Así, se ha demostrado que tanto mujeres como varones escogen con más probabilidad, frente a un currículo idéntico, a un varón que a una mujer, y consideran que debe tener un sueldo más elevado (ver por ejemplo Moss-Racusin et al PNAS 2012). Ello de nuevo se debe a muchos factores, algunos de los cuales se han mencionado antes, y otros como la visibilidad de las mujeres. Basta explorar el número de mujeres que han sido invitadas a dar una charla plenaria en los últimos cinco años en FENS o en SENC por tomar dos ejemplos directamente relacionados con nosotros. En FENS 2012 por ejemplo, de 9 sesiones plenarias solamente hubo dos mujeres, y recuerdo que en la primera ronda de votaciones no había ninguna. En lo que se refiere al acceso a posiciones de liderazgo más específicamente, otro de los factores que puede ser determinante es el estilo de liderazgo, que es completamente diferente en los varones y en las mujeres. Existen trabajos que sugieren que el estilo predominante de liderazgo se asocia de hecho con niveles elevados de testosterona y niveles más bajos de cortisol (Carney et al 2010). En fin, creo que nuestro mayor problema es que, debido a que durante unos años se implementaron una serie de acciones a favor de la incorporación de la mujer en el mundo laboral (y científico por extensión) y que realmente las condiciones laborales y la participación del hombre en las obligaciones familiares ha cambiado notablemente, pensamos que ya está todo hecho y que ahora si las mujeres no se incorporan en condiciones de igualdad es porque “no quieren”. Sin embargo, los trabajos que he mencionado y muchos más demuestran que existen discriminaciones sutiles que de hecho están impidiendo que las mujeres puedan asumir retos en términos de carrera científica o liderazgo fundamentalmente porque hay escollos objetivos insalvables, porque son subconscientes. Esperemos que la lectura de artículos como los que he mencionado y la observación de los datos objetivos permitan que todos nos hagamos conscientes de la situación, porque el mayor problema para encontrar la solución es creer que “el problema no existe”.
Dr. De Castro-. Creo que todo lo anteriormente expuesto puede dar una idea de esas causas. No quiero extenderme más (creo que ya lo he hecho bastante…) pero, aparte de lo que podríamos denominar la “complicación biológico-familiar”, que es evidente, el resto de causas no deberían ser causas directas, pero me temo que puedan verse afectadas indirectamente por la anterior.
Aún así, creo que en mi especialidad (neurociencias) y en España, el número de mujeres IP es mayor que en otros campos, creciente y, quizás, también mayor que en las neurociencias de otros países de nuestro entorno o líderes en el mundo, incluyendo USA y Japón.

Muchas gracias por participar a la Dra. María Luz Montesinos (Universidad de Sevilla), al Dr. Salvador Martínez Salvador (Instituto de Neurociencias de Alicante), a la Dra. Mara Dierssen, Presidenta de la SENC (Centro de Regulación Genómica en Barcelona) y al Dr. Fernando De Castro (Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo).
Nos gustaría saber tu opinión al respecto, así que os animamos a participar!
Os dejamos este comentario reciente en la revista Nature:
“[...] time spent on active research should be incorporated into assessments of research productivity. This would provide a fairer comparison for researchers who take parental leave or who have other caring duties or high teaching loads, and would reduce the pressure on those scientists [...].(Cameron et al., 2014)
Más información de interés:

scx.sagepub.com/content/35/5/603.abstract

www.nature.com/news/bibliometrics-global-gender-disparities-in-science-1.14321#/b7

online.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/jwh.2005.14.684

www.pnas.org/content/109/41/16474

www.nature.com/news/inequality-quantified-mind-the-gender-gap-1.12550

www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0022590

www.the-scientist.com/?articles.view/articleNo/29068/title/Are-Women-Better-PIs-/

www.nature.com/nature/journal/v505/n7482/full/505160b.html

www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23251502

www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0066212

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

¡¡Comienza el concurso NeuroArte!!

neuroarte

neuroarte

NeuroArTE es un certamen de arte científico convocado por la Sociedad Española de Neurociencia (SENC) cuyo objetivo es promover el acercamiento de la la Neurociencia desde los científicos a los ciudadanos, mediante una visión artística y a través de las más variadas manifestaciones del arte: dibujo, pintura, fotografía, relato, poesía, expresión corporal, teatro, música, monólogos, cortos etc., de tal manera, que sean capaces de mostrar la belleza, la complejidad y el funcionamiento del Sistema Nervioso de una forma emocionalmente sensible a la Sociedad. Todas ellas podrán ser enmarcadas dentro de cuatro posibles categorías:

A. Imagen
B. Texto
C. Audio
D. Video

Los archivos recibidos pasarán a ser un recurso para la divulgación de la Neurociencia y los premiados podrán exponer sus trabajos durante la celebración de la Semana del Cerebro, que tendrá lugar entre el 10 y el 16 de Marzo en Madrid y/o Barcelona.

El plazo de presentación de los archivos se iniciará el martes 28 de enero de 2013 y concluirá el lunes 28 de febrero de 2013 a las 14:00 horas (hora peninsular española).

La participación está abierta a todos los miembros de la SENC y de otras sociedades científicas, nacionales e internacionales, que presenten archivos de producción propia que no hayan sido premiados en otros concursos y que estén relacionados con la temática del certamen.

Cada participante podrá aportar un número máximo de 6 archivos totales en cualquiera de las categorías descritas.

La participación en este concurso supone la plena aceptación de las presentes bases y la conformidad con las decisiones del jurado y de la organización.

El tema del certamen es la Neurociencia. Los archivos deberán estar relacionados con el Sistema Nervioso, bien porque expliquen conceptos claves en Neurociencia o bien porque se deriven de la propia investigación y el trabajo científicos.

Todos los archivos presentados se enviarán al siguiente email: luciacallen@gmail.com, desde el 28 de enero del 2014 y antes del 28 de febrero del 2014, indicando el nombre del autor o autores y su pertenencia a la sociedad pertinente.

Únicamente se admitirán archivos en formato digital, debiendo ir acompañados de un título y un texto explicativo que permita interpretar su relación con la Neurociencia y que refleje el carácter divulgativo de la propuesta (máx. 500-1000 carácteres sin espacios).

El jurado valorará la calidad y el carácter creativo, artístico y divulgativo del contenido y del texto de acompañamiento de los archivos en base a unos criterios unificados.

Las distintas categorías en las que se pueden presentar las propuestas son:

Categoría A- Imagen: Podrán incluirse en esta modalidad todos los archivos que estén en formato digital jpeg. y tiff. Los archivos podrán contener muestras gráficas de dibujo, pintura, diseño, cómic, fotografía, etc. Todas las imágenes deberán tener un tamaño mínimo de 1.800 x 1.800 píxeles. En ningún caso deberán superar los 5MB.

Categoría B- Texto: Podrán incluirse en esta modalidad todos los archivos que estén en formato digital doc. y pdf. Los archivos podrán contener todo tipo de obras literarias escritas, ya sean narrativas , poéticas, dramáticas o ensayos, etc. Se aceptará una duración máxima de 3 páginas (letra: Arial 12. Interlineado sencillo).

Categoría C- Audio: Podrán incluirse en esta modalidad todos los archivos que estén en formato digital mp3. y wav. Los archivos podrán contener grabaciones que incluyan canciones o composiciones musicales, locuciones literarias, exposiciones radiofónicas, etc. Se aceptará una duración máxima de 10 min. En ningún caso, los archivos deberán superar los 15 MB.

Categoría D- Vídeo: Podrán incluirse en esta modalidad todos los archivos que estén en formato digital: .wmv; .avi; .mpeg4 o .wav. Los archivos podrán contener grabaciones que incluyan muestras de teatro, danza, expresión corporal, monólogos, cortos, etc., o incluso pueden ser videos didácticos de tipo interactivo. Se aceptará una duración máxima 10 min. En ningún caso, los archivos deberán superar los 30 MB.

El jurado, formado por 3-4 miembros de la junta directiva y el comité de comunicación de la SENC, otorgará 4 premios y 4 accésit, uno en cada una de las categorías descritas. Los autores de los archivos premiados, o sus representantes, podrán exponer sus trabajos en una de las actividades realizadas por la SENC o sus socios durante la Semana del Cerebro que se celebrará en Madrid y Barcelona entre el 10 y el 16 de Marzo.

 Primer premio categoría A
 Primer premio categoría B
 Primer premio categoría C
 Primer premio categoría D
 Accésit categoría A
 Accésit categoría B
 Accésit categoría C
 Accésit categoría D

Los cuatro primeros premios recibirán un registro gratuito para la asistencia a la Cajal Winter Conference 2014 y un registro gratuito al congreso de la SENC 2015. Los cuatro accésit recibirán como premio un registro gratuito en el congreso de la SENC 2015.

La lista definitiva de los premiados será publicada en la página web de la SENC antes el día 5 de Marzo del 2014 (www.senc.es).

Todos los archivos enviados o una selección de los mismos serán expuestos en la página web de la SENC (www.senc.es/neuroarte.php) como herramientas para la divulgación de la Neurociencia entre la ciudadanía.

Los autores garantizan que el trabajo es original, que son los legítimos titulares de todos los derechos inherentes al mismo y que el trabajo no vulnera los derechos de terceros. La SENC no se hace responsable de los perjuicios que pudiera acarrear el incumplimiento de la anterior garantía, pudiendo ejercitar las acciones legales oportunas con vistas a reparar los daños y perjuicios ocasionados a las mismas.

Derechos sobre los archivos premiados
De conformidad con lo previsto en la Ley de propiedad Intelectual, los autores de los archivos premiados, sin perjuicio de los derechos morales que les corresponden, ceden a la SENC con carácter compartido hasta el 31 de diciembre de 2015, y en el ámbito mundial, los derechos de explotación.
Dichos derechos comprenden la explotación de archivos premiados sin fines lucrativos, pudiendo la SENC libremente y sin contraprestación económica, proceder a su reproducción, distribución, comunicación pública y transformación en cualquier medio, formato o soporte conocidos o no en la actualidad. Transcurrido este periodo los derechos patrimoniales de explotación serán ejercitados exclusivamente por el autor.

Derechos sobre las imágenes no premiadas
La SENC podrá utilizar, siempre mencionando su autoría y sin contraprestación económica alguna, los archivos participantes en su página web para su inclusión en el catálogo, exposiciones itinerantes y promoción del propio certamen y de otras actividades propias de las entidades mencionadas realizadas en cumplimiento de sus objetivos generales.

BASES CERTAMEN NEUROARTE

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Anuncio del proyecto CRE (Científicos Retornados a España)

enero 22, 2014 Curiosidades No Comments

Somos un grupo de investigadores comprometidos que queremos iniciar un proceso de cambio en algunas de las
costumbres que siguen impidiendo el progreso del sistema español de I+D+i. En el proyecto CRE estamos
buscando personas con ganas de trabajar de forma altruista y de implicarse en la creación de esta nueva sociedad
con un claro objetivo: implantar las buenas costumbres científicas que muchos de nosotros hemos disfrutado y
aprendido en otros países que cuentan con una mayor tradición investigadora y mayor apoyo social al I+D+i. De
hecho, algunos de nosotros hemos pertenecido activamente a sociedades de investigadores españoles en el
extranjero, como CERU o CERFA.

Nuestros objetivos son:

a) Impulsar la proyección de los científicos que ya han dejado atrás su primera etapa como investigadores y que no cuentan con el apoyo institucional o la formación profesional continuada que se ofrecen en muchos centros de
investigación punteros. Por eso queremos ofrecer herramientas de formación integral centradas en las necesidades
reales de los investigadores desde sus últimas etapas como investigadores postdoctorales.

b) Aprender a comunicar nuestro trabajo a la sociedad para sentar las bases de una futura generación de ciudadanos que entienda, aprecie y apoye la labor de los investigadores.

Si estás interesado en formar parte del germen del proyecto CRE y cuentas con tiempo e ilusión para hacer realidad este proyecto, por favor mándanos un email a alfredocre2014@gmail.com con tu nombre y nos pondremos en contacto con vosotros.

Muchas gracias,
Manuel Castellano. Stanford University (California, EEUU)
Cristina Nombela. University of Cambridge (Gran Bretaña)
Alfredo J Miñano. Universitat Autònoma de Barcelona

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Pérdida del derecho a tarjeta sanitaria

enero 20, 2014 Curiosidades No Comments

La nueva Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales del Estado ha incluido una disposición por la cual los españoles que no coticen (por ejemplo los recién licenciados, becarios sin contrato o exbecarios en busca de empleo) perderán el derecho a la tarjeta sanitaria si están fuera del país más de 90 días. Esta ley puede afectar a aquellos que salgan del país a intentar buscar trabajo o a hacer una estancia larga.

- www.20minutos.es/noticia/2025277/0/parados-larga-duracion/quedaran-sin-cobertura/sanitaria-extranjero/
- www.huffingtonpost.es/2014/01/11/tarjeta-sanitaria-extranjero_n_4575910.html?utm_hp_ref=spain
- Disposición final cuarta de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales del Estado (www.boe.es/boe/dias/2013/12/26/pdfs/BOE-A-2013-13616.pdf página 104817).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)